Los grupos de anoréxicas en Internet son como sectas donde compites por perder peso

El peligro de los trastornos alimenticios en la red se transforma y ahora desafía a las jóvenes con retos como el de enrollarse los auriculares a la cintura

Hace diez años busqué por primera vez a Ana y Mía en Internet. Tecleé sus nombres y de pronto me vi inmersa en blogs donde te enseñan a controlar las calorías que consumes, a perder rápidamente peso, a convertirte en una princesa y a saber vomitar. Entré en estos blogs porque tenía amigas que hablaban de ellos. Salí horrorizada e irónicamente con ganas de vomitar.

Ana (a favor de la anorexia) y Mia (a favor de la bulimia) comenzaron a crecer con el aumento del uso de Internet, hasta que hoy van convirtiéndose de vez en cuando en retos virales, como el de enrollarse los auriculares alrededor de la cintura para demostrar lo delgada que estás. Los trastornos alimenticios aparecen personificados con ellas. Ana y Mia son dos amigas guapas, delgadas y perfectas. Las populares del instituto, las de la cintura de avispa que siempre invitan al baile de fin de curso. Las que comen poco o comen lo que les apetece pero jamás engordan. Las de la talla 32. El ejemplo a seguir. Ana y Mia son un lazo social que promueve la anorexia y la bulimia. Con ellas se crea un estilo de vida.

Cuando entré por primera vez en uno de estos blogs me sentí una intrusa, una mirona. Alguien que juzga desde fuera. Estos blogs aparecen como grupos de apoyo donde todas las integrantes presentan un objetivo común: llegar a ser perfectas. Entendiendo esta perfección como perder peso sin ningún tipo de control saludable. Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) son enfermedades mentales y hay que tratarlos como tal. La sociedad premia los cambios físicos, que publicita únicamente un tipo de físico y que nos empuja a ser delgadas. Si entras en estos blogs ajena a todo esto solo te queda juzgar lo que ves o creértelo. No es solo una moda, es una enfermedad y sé que parece obvio al leerlo pero no hay más que dar una vuelta por Internet para ver lo fácil que es entrar en estas dinámicas y la desinformación que hay al respecto en la calle.

“Existe un aumento de la prevalencia de los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) tanto en los países desarrollados como en vías de desarrollo (...) afectando sobre todo a las mujeres adolescentes de todos los estratos sociales. En España, aproximadamente entre el 8 y el 15% de las mujeres jóvenes cumplen criterios de TCA”, explican Rocío Fernández Lora y María Valdés-Díaz en un artículo del Journal of Negative and No Positive Results.

Carreras de kilos

Existe un blog llamado "Carrera de kilos". Una de mis amigas me contaba cómo había participado en una antes de comenzar a ir al psicólogo y ser consciente de su enfermedad. Su nombre indica precisamente lo que es, dos o varias personas compiten por ver quién pierde antes peso. Yo solo quería llorar, estaba muerta de miedo. Tenía 15 años y aquello me parecía una secta de camino a la muerte, pero sabía que no debía de decir eso. Me limité a escuchar y a preguntar millones de cosas: ¿Por qué lo hacías? ¿Qué hablabais en los blogs con las otras chicas? ¿Son tus amigas? ¿Cuánto vomitabas? ¿Lo sigues haciendo? ¿Lo saben tus padres? ¿Te encuentras bien? ¿Qué son las autolesiones? Aquello me quedaba grande. Tiempo después, mientras estudiaba la carrera de Psicología, me di cuenta de que no había reaccionado tan mal. Escuchar, no juzgar y prestar ayuda.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

NEW VIDEO of my November favorites!! Go check it out and leave a like/comment ^_^ 💙 LINK IN MY BIO 💙

Una publicación compartida de Eugenia Cooney (@eugeniacooney) el

Hoy en día estos blogs están casi obsoletos. Ahora se reúnen en grupos de whatsapp y telegram donde hablan a todas horas, se envían fotografías, se regañan entre ellas y crean comunidad. #Anaymia está censurado en instagram y  #anorexia trae consigo un mensaje de ayuda.

Código Nuevo

No ocurre así en Twitter, donde no existe tal censura y encuentras tuits así: “Pido perdón a las personas que tienen que verme a diario, lo sé, yo también me doy asco”. “La que no vomita, no es bonita.”. “Hola chicas, estoy haciendo un grupo para ayudarnos entre todas, quienes quieran ser parte escríbanme.”. “Hoy, mínimo, tres horas de ejercicio. Solo así conseguiré no darme tanto asco por lo gorda que soy”. Todo esto está a un solo clic y es imposible pararlo. El peligro de estas comunidades es que la voz de sus cabezas se vuelve real, otras chicas responden y se identifican. Se alimentan unas a otras creándose alianzas entre trastornos y volviéndose un juego tóxico ajeno a la enfermedad.

Aparecen también retos virales que invitan a compartir fotos en la red de lo delgada que estás bajo #WaistChallenge. En 2015 comenzó un reto que consistía en poner monedas en el hueco de la clavícula. En 2016 apareció el esconder la cintura detrás de un folio A4 colocado en vertical. Ahora se ha puesto de moda #EarphonesWaist que consiste en enrollar un cable de auriculares en la cintura, cuántas más vueltas logres más delgada estás y más éxito tienen las fotografías. El reto comenzó hace apenas unas semanas y de momento solo se ha hecho viral en Weibo, una red social asiática. Este tipo de “juegos” reproducen conductas tóxicas y hacen que se creen referentes inalcanzables. Normalizan los trastornos alimenticios llevándolos a una dimensión virtual llena de me gustas que solo incitan a que el trastorno siga en aumento. 

Internet es un peligro para los jóvenes (y no tan jóvenes) que padecen estos trastornos. Es imposible pararlo, pero podemos no contribuir a ello. Todo empieza desde antes. Ese momento en que te encuentras a una conocida por la calle y dices: ¡pero qué delgada estás, qué guapísima!, los comentarios que dejamos en redes sociales premiando la belleza de la delgadez y criminalizando cualquier otro cuerpo fuera de lo normativo. Las revistas de moda que consumimos que señalan que “esta a subido unos kilos… debería de empezar con la operación bikini”. El deberías de comer más, estás muy flaca y los se ha descuidado, ese peso no es saludable. No sabemos a quién podemos herir con estos comentarios. Los trastornos alimenticios son una realidad y matan. En Internet están las herramientas, en el día a día encuentran el motor.

Si necesitas ayuda, puedes acudir a grupos como la Asociación Española contra la Anorexia y la Bulimia: http://www.acab.org/es/que-son-los-trastornos-de-la-conducta-alimentaria/recursos-sanitarios/asociaciones-espana