Un estudio revela que el queso es tan adictivo como las drogas

Probablemente ya lo sospechabas pero ahora es una evidencia científica: el queso es tanto o más adictivo que muchas drogas. Según un estudio científico dirigido por la Universidad de Yale (Estados Unidos) y publicado en la revista TechTimes, el queso tiene una alta capacidad para generar comportamientos adictivos entre sus consumidores gracias a su alta concentración en caseína.

Esta fosfoproteína, presente en los productos lácteos y sus derivados pero especialmente presente en el queso, es capaz de activar los receptores opioides del cerebro y que están asociados a las adicciones. Al menos eso es lo que se desprendió después de preguntar a 120 estudiantes sobre sus preferencias en torno a 35 alimentos de diferente valor nutricional y que estos consideraban como altamente adictivos.

Resultado de imagen de cheese gif

“La caseína es capaz de estimular los receptores de dopamina y desencadenar una adicción”, explicó el dietista Cameron Wells, quien equiparó este tipo de estimulación a la que producen los opiáceos como la morfina o la codeína. Por tanto, y aunque en un principio pueda parecer una exageración, la investigación demostró que los niveles de adicción que puede provocar el queso son mayores a los de muchas drogas.

Así que ya sabes. La próxima vez que la cuña de queso desaparezca de la nevera en un tiempo récord, no valdrá de nada echarles la bronca a tus compañeros de piso o a tu pareja, sino a la cafeína que les ha convertido en auténticos yonkis. Eso sí, hubiera sido muy útil que los científicos nos hubieran alertado sobre los tipos de queso con más contenido en caseína. Aunque, tranquilo/a, ya te lo decimos nosotros: el queso Cottage o ‘queso de cabaña’ aunque, por suerte, también es uno de los más saludables .