Descubrimos Qué Puedes Hacer Contra La Calvicie Sin Dejarte La Dignidad En Ello

La vida es caprichosa. Un día gozas de una frondosidad capilar digna del actor secundario Bob y al día siguiente estás frente al espejo contando los pelos que han volado de tu cabeza al mármol impoluto del lavabo. Acudes a internet, siempre cruel, en busca de respuestas. Que si la enzima 5-alfa reductasa, que si la ansiedad, el hipertiroidismo, la alimentación y los tintes permanentes. Y, como no, que si la temida y despiadada genética. Respiras hondo y te preparas para la batalla, va a ser duro. Pero, ¿hay algo que puedas hacer cuando el proceso degenerativo ha comenzado?Resultado de imagen de mini me gif

María José Saníger, experta del Centro Capilar Saniger de Barcelona, relaja mis ánimos: no hay nada perdido. La clave está, afirma, en realizar un estudio personalizado de cada individuo para descubrir las causas que han originado esa caída del cabello. Esto permite identificar la clase de alopecia que puedes estar padeciendo y aplicar el tratamiento adecuado, huyendo de remedios universales que pueden resultar incluso perniciosos en determinadas ocasiones. Al fin y al cabo, no se aborda una alopecia areata del mismo modo que una alopecia androgénica, por citar dos ejemplos.

Esta última, la androgénica, es la alopecia que popularmente conocemos como alopecia común. Afecta al 60% de hombres españoles mayores de 50 años, al 20% de jóvenes varones de entre 18 y 25 años, a cada vez más mujeres e incluso a buena parte de nuestros primos los primates. En ella, según la doctora Cristina Serrano, dermatóloga de la Asociación Española de Dermatología y Venereología, influyen tanto la predisposición genética como la presencia de los andrógenos, hormona masculina cuyo aumento disminuye la actividad de los folículos pilosos hasta acabar con ellos.

Sin embargo, y como recuerda Saníger, la identificación entre alopecia y alopecia androgénica está tan extendida que hemos llegado a catalogar de androgénica algunas afecciones capilares en las que los andrógenos se encuentran en niveles normales. Para esta experta, con más de treinta años de experiencia, "tanto el cuidado del cuero cabelludo como las condiciones de vida son trascendentales a la hora de entender un problema capilar". No es la única: son muchos los investigadores que avisan de la importancia del estilo de vida a la hora de contrarrestar o activar los dictámenes de la genética.

Por eso, avisa, "el estrés es un enemigo muy peligroso". Ante una caída anormal de cabello, algunos afectados acuden a internet para obtener respuestas iluminadoras y autodiagnosticarse. "Entonces, por miedo a aumentar la caída, dejan de frotar el cuero cabelludo cuando se lavan y evitan tocarlo o masajearlo. Es así, al no activar el riego sanguíneo ni eliminar la piel y el pelo muerto, como aumentan las posibilidades de obstruir los folículos y enfermar el cuero cabelludo. Si cuidas mucho las hojas pero descuidas la tierra, las hojas acabarán muriendo. Es simple", resume Saníger.

Este estrés, en muchos casos, es además prematuro e innecesario. La caída capilar puede acentuarse durante algunas épocas por determinadas circunstancias, pero hay que esperar cuatro meses, cuando el folículo piloso vuelve a crear otro pelo, para comprobar si lo crea y, en caso afirmativo, si lo crea con la misma fortaleza. Por eso es esencial la prevención. "Si la gente cuidara más el cuero cabelludo habría menos casos de pérdida capilar al margen de la genética, pero no se preocupan por cuidarlo hasta que le ven las orejas al lobo", afirma la experta.

Entonces, ¿cómo podemos prevenir la alopecia? "Hay que lavarse la cabeza dos veces por semana frotando el cuero cabelludo con las yemas de los dedos, no con las uñas. Hay que hacerlo sin miedo: por muy fuerte que frotes piel con piel no vas a provocarte daño alguno. También debemos cepillar para estimular el flujo de sangre, evitar todas esas salvajadas que le hacemos a nuestro pelo para estar más guapos, llevar una dieta equilibrada y combatir el estrés con yoga, meditación, gimnasia o lo que sea conveniente. Porque cualquier cosa que afecte a nuestro organismo afectará a nuestro cabello", aconseja Saníger.

Cuando el proceso degenerativo ha comenzado, bien por condiciones externas, bien por el ímpetu de los genes, bien por ambas, muchos médicos y expertos capilares optan por recomendar diferentes fármacos. Los dos más populares son el Minoxidil tópico y el Finasteride. La comunidad científica, sin embargo, mantiene el debate sobre la eficacia y peligrosidad de ambos.

El primero, dice Saníger, funciona muy bien si se aplica de manera adecuada y si la formulación química es correcta. El segundo, cuenta, da buenos resultados pero ha sido relacionado con numerosos efectos secundarios a largo plazo, incluido el cáncer de mama. "Todo el mundo lo receta. Yo podría hacerlo, obtener mejores resultados capilares y ganar más prestigio para mi clínica. Pero entonces pienso en mi hijo y me pregunto: si el estuviese quedándose calvo, ¿se lo recetaría? La respuesta es un no tajante. Por eso no lo receto a nadie. La salud es más importante que el pelo", asegura.

Cuando todo lo demás ha fallado, aparecen los trasplantes capilares. A falta de la entrada en escena de las células madres, continúan siendo la mejor opción. Pero no te desanimes: con prevención y con un diagnóstico pormenorizado, la caída del cabello puede frenarse y revertirse. Como recuerda Saníger, "aún no sabemos lo suficiente sobre el pelo, pero sabemos más de lo que sabíamos antes". ¿La mayor lección de todo este asunto? No todo el mundo necesita las mismas recetas.

Te dijimos que habíamos descubierto qué hacer contra la calvicie. Bien. Olvídate de milagros: la mejor opción pasa siempre por acudir a una clínica especializada.