Los científicos están a un paso de crear una ‘píldora del ejercicio’

Han descubierto cómo se envían las señales beneficiosas del deporte a través del sistema nervioso y cómo convertirlo en píldora

El ejercicio físico contribuye a la prevención de enfermedades cardiovasculares, disminuye los síntomas de la depresión y de la ansiedad, mejora las habilidades de aprendizaje, aleja la diabetes de tu vida y, en definitiva, mejora tu bienestar general, según informan desde la Organización Mundial de la Salud. Pero este discurso no es nuevo: lo vienen repitiendo toda clase de especialistas médicos desde hace décadas. Sin embargo, eso no parece ser suficiente para que te calces las zapatillas deportivas y salgas a correr. La pereza es superior a tu voluntad. Por eso la idea de unos científicos de crear una píldora del ejercicio te viene tan bien.

Una idea basada en un descubrimiento muy reciente. En concreto y como cuentan desde el medio Futurism, un equipo de investigadorxs de la Universidad Nacional de Australia han identificado las partículas lipídicas encargadas de enviar las señales moleculares beneficiosas a nuestros cerebros inmediatamente después de practicar ejercicio físico. En otras palabras: ahora ya saben cómo viajan las ventajas del deporte por todo el sistema nervioso, lo que les podría permitir utilizar dicho vehículo para provocarlas artificialmente. Y eso podría suponer un cambio muy significativo en la vida de personas con movilidad limitada.

En palabras de uno de los coautores del estudio, el director del Clear Vision Research de la Universidad Nacional de Australia, Riccardo Natoli, "básicamente estamos prescribiendo el mensaje molecular del ejercicio a aquellas personas que físicamente no pueden". Esto abarca desde personas con afecciones neurológicas a personas que padecen paraplejia o tetraplejia, además de cualquier otra persona que padezca problemas de movilidad en alguna o algunas extremidades. Y, por supuesto, sería una auténtica revolución en la salud de cientos de millones de personas mayores. Todos los beneficios del ejercicio sin riesgos.

Esto es especialmente útil para quienes padecen enfermedades neurodegenerativas ya que, según Joshua Chu-Tan, también coautor de la investigación, "se ha sugerido que prescribir ejercicio a pacientes que sufren Alzheimer o Parkinson puede ayudar a mejorar y ralentizar la progresión de la enfermedad". Por supuesto, la utilidad primordial de esta píldora del ejercicio estaría enfocada en estos colectivos más vulnerables. ¿Pero quién dice que en el futuro, con una mayor normalización de la misma, no podría ser aprovechada por esas personas que simplemente no tienen o no quieren sacar tiempo para hacer deporte?

Los científicos tienen que profundizar muchísimo más en la materia. A fin de cuentas, los beneficios que nos proporciona la actividad física son inmensos y muy variados y difícilmente podrían ser sustituidos al 100% con una pastillita tomada en el desayuno con un poquito de agua. Pero que exista una píldora que, a modo de vitamina, nos brinde muchos de esos beneficios, es una noticia espectacular. Una que, quizás, podría cambiar tu vida algún día. Mientras tanto, la mejor recomendación del mundo es que encuentres algo que te guste y te muevas. Hay muchas maneras de no ser sedentarix. Solo requiere compromiso con tu salud.