Científicos españoles logran eliminar el VIH en seis pacientes

A través de un tratamiento de células madre han conseguido atacar el reservorio del virus del VIH en el cuerpo de los pacientes

El sida ya no es mortal: a través de terapias antirretrovirales, las células con VIH —el virus que lo causa— se quedan dormidas, aletargadas, y no tienen sintomatología. Aun así, el virus permanece en el cuerpo, y las personas deben seguir tratándose para no "despertarlas". Pero una investigación del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa de Barcelona y del Hospital Gregorio Marañón de Madrid ha conseguido, a través del trasplante de células madre, suprimir y convertir en indetectable los rastros del virus en sangre y tejidos. Según el informe del estudio, publicado hoy en la revista Annals of Internal Medicine, uno de estos pacientes ya ni tiene anticuerpos, es decir, que el VIH podría haber desaparecido en su totalidad de su cuerpo.

Los resultados son preliminares y no quiere decir que se haya encontrado una cura definitiva del virus, sin embargo deja conclusiones muy interesantes. La principal, que el uso de las células madre puede ayudar a desarrollar una medicina efectiva al 100%. Algo que ya se logró con el 'Paciente de Berlín', gracias a un tratamiento de células madre para tratar una leucemia. Sin embargo, él tenía una mutación que le permitía ser inmune al VIH —no obstante, era portador—. Ahora, se demuestra que esta mutación no es lo que le permitió curarse, sino las células madre.

Aunque los resultados positivos se han dado solo en seis de los más de veinte que participaron, los investigadores tienen fe en que estos resultados, como son preliminares, quizá tengan efecto más adelante en el resto de pacientes. Estarán pendientes de su evolución, y por eso mismo, los "curados" deberán seguir tomando su medicación, para asegurarse de que no haya recaída. 

El futuro del tratamiento del VIH quizá vaya por esta línea. Utilizar células madre para atacar el reservorio de VIH y así eliminar la prevalencia del virus en el cuerpo. Aun así, los tratamientos con células madre son agresivos y los investigadores están analizando otras vías de acción, como modificar las propias células del paciente, eliminar el VIH de ellas, y volver a inyectarlas en el cuerpo para empezar un proceso antiviral similar al que hicieron las células madre en los experimentos concluyentes. Ahora, solo podemos prevenirlo, con tratamientos como la PrEP. Pero si todo sale bien, es posible que en unas décadas el VIH deje de catalogarse como incurable.