Esta es la cantidad de agua que debes beber al día según los expertos

Siempre hemos oído que nuestro cuerpo está formado por agua en un altísimo porcentaje, pero la cantidad exacta puede llegar a sorprender. La ciencia determina que la cifra supera el  70%, y de ahí la importancia de mantenernos hidratados para velar por nuestro bienestar. No es un tema baladí, y mucho menos en verano, cuando el ambiente propicia que nuestros niveles de líquidos se alteren. Porque tal vez seas de los que hacen deporte dos o tres veces a la semana, tratas de cuidarte, comes sano y no paras de ver tutoriales de gimnasia en Internet, pero no estás bebiendo el agua suficiente. Y ahí, pinchas. Porque el cuerpo, sin líquido, es peor que una pasa reseca. Entonces, ¿cuántos litros debemos ingerir diariamente para mantenernos activos y saludables? La respuesta no es categórica, aunque muchos se conformen con proclamar que lo necesario son dos litros al día. Los expertos van un poco más allá y ajustan la contestación a un poderoso 'depende'.  

La primera diferenciación depende del sexo y del ritmo de actividad. Además, la ciencia establece también de dónde debe provenir esa cantidad de agua. Porque, en muchas ocasiones, la hidratación de vincula únicamente al hecho de beber agua, pero esto no debe ser así.

En primer lugar, y de forma general, cantidades: un adulto varón deberá ingerir, al menos, dos litros y medio al día, mientras que las mujeres podrán quedarse en los dos litros, siempre y cuando no estén embarazadas, momento en el que deberán sumar al menos 0,3 litros más. Y, en segundo lugar, conviene derribar el mito de la botella de agua: al menos el 25% del líquido ingerido deberá provenir de los alimentos, y no de beber, beber y beber. Habrá que tener también en cuenta que, si bien algunas bebidas 'simulan' hidratarnos, como el café o el alcohol, provocan un efecto contrario, ya que llevan a nuestro cuerpo a perder agua por sus efectos diuréticos.

Todo ello debe tenerse muy en cuenta, sobre todo en los meses de calor. Porque no estar suficientemente hidratados puede provocar que perdamos incluso la memoria a corto plazo, además de hacernos sentir fatigados, padecer dolores de cabeza y mermar cualquier de nuestras capacidades corporales. Así que puedes dejar de mirar raro a tu jefa por vivir pegada a una botella de agua y estar todo el día bebiendo y bebiendo; es más, deberías comenzar a imitarla.