Las borracheras exprés de los ingleses que inhalan alcohol en globos llenos de gas de vodka

Algunos pubs y discotecas del Reino Unido venden globos con alcohol vaporizado en su interior por el módico precio de cinco libras

De los creadores del balconing, los Monty Python y el gin tonic, los hijos de la Gran Bretaña, ha llegado una de esas modas que podrían parecer una genialidad pero que más bien son un auténtico esperpento. Se trata de tomarte los chupitos a través de un globo y es la última moda en los tugurios del país del Brexit. Por el módico precio de cinco libras (unos 5,50 euros), puedes inhalar aire junto a tu alcohol favorito atomizado, es decir, en millones de pequeñas gotitas. Según los creadores del VapShot, lo que es básicamente una máquina para vapear CBD modificada para convertir el vodka en gas, esta manera de consumir alcohol es más segura, rentable y "el futuro de la industria del alcohol".

En principio no suena tan mal ya que, al parecer, el efecto de embriaguez es inmediato y se prolonga por unos 20 minutos desapareciendo sin dejar resaca. “El primer sabor es realmente abrumador, sabe muy fuerte y bastante asqueroso pero te acostumbras rápido. Me encanta”, declaraba una persona anónima al diario británico The Sun. Como no podía ser de otra manera, el medio más sensacionalista del país acudió a los pubs en los que se servían los globos para preguntar cómo era la experiencia de inhalar alcohol. Las respuestas de los entrevistados coincidían en subrayar el rápido efecto del alcohol pero, también, lo desagradable y ridícula que resulta esta forma de consumirlo.

El problema está en que, como era de esperar, la moda de los globos es, además, bastante peligrosa. “Inhalar vapor de vodka a través de globos es algo que jamás recomendaría ya que puede ser extremadamente perjudicial tanto a corto como a largo plazo. La entrada directa de alcohol en el torrente sanguíneo, sin ser metabolizado previamente, puede dañar el cerebro y es especialmente peligroso para adolescentes y adultos jóvenes debido a que sus cerebros no han acabado de desarrollarse”, declaró a The Sun el director de Salud Pública del condado de Kent, la zona del Reino Unido en la que se originó la moda de los globos. 

Evidentemente, los propietarios de las discotecas donde se está sirviendo el alcohol gaseoso y los portavoces de VapShot han negado tajantemente que su producto pueda suponer un riesgo para la salud alegando que la cantidad de alcohol consumida es infinitamente menor que la que supone tomarla por vía oral. “Emprendimos el proyecto con la intención de producir una manera innovadora y potencialmente más segura de consumir alcohol (…) no debe ser visto como algo diseñado para ser perjudicial, además no hay ninguna evidencia de ello”, respondió uno de los portavoces de la compañía.

No obstante, la cuenta en Instagram de Vapshot revela en uno de sus post el motivo por que el que la industria del entretenimiento podría ver con buenos ojos que la moda se extienda entre los jóvenes a pesar de la controversia: el beneficio aportado por una simple botella de vodka o whisky podría dispararse hasta los 20.000 dólares (18.300 euros) por botella. Es decir, de una sola botella de 70 cl se podrían llegar a obtener varios miles de dosis a un precio de 5,50 euros cada una. No hay que ser Pitágoras para darse cuenta de que si la moda se extiende a este lado del Canal de la Mancha será a costa de tu salud, así que lo mejor sería optar por el chupito de toda la vida y controlar la cantidad de alcohol que ingieres si no quieres empezar a depender de las borracheras para pasártelo bien.