Los beneficios de dejar de maquillarte e ir por la vida con la carita lavada

Disimula defectos, camufla imperfecciones y aporta al rostro una gran luminosidad, potenciando la belleza. Las capacidades y milagros del maquillaje son más que conocidas pero, ¿qué hay de las ventajas que trae justo lo contrario? Al final, untar de pintura cualquier piel de forma constante no tiene demasiado visos de ser la mejor opción. Por eso, demos la vuelta a los mensajes habituales: estos son los beneficios de ir por la vida con la cara lavada.

beneficios no maquillarse


Poros más pequeños

¿Un contrasentido? En absoluto. Lo único que se consigue con el maquillaje es taponarlos y evitar que respiren. Las pequeñas partículas se acumulan dentro de ellos y, sumados a la contaminación ambiental, provocan que la suciedad se acumule y que terminen por agrandarse con el tiempo. Por eso, conviene dejar que la piel se regule sin imponerle ninguna barrera, consiguiendo así que estos tengan un tamaño menor.


Menos granos y espinillas

Por la misma razón: las toxinas que se acumulan en el rostro, si no se limpian y eliminan correctamente, generan inflamaciones que conducen a los inevitables granos. ¿Solución? La más habitual –y la más errónea, a la vez–, seguir disimulándolos con más maquillaje, lo que conduce a una proliferación mayor de acné y espinillas. 


Menos infecciones oculares

Son una de las puertas del organismo. Por los ojos pueden entrar cientos de infecciones, y el hecho de adornarlos con lápices y sombras no ayuda a evitarlo. La mayoría de maquillajes suelen contener conservantes que pueden causar conjuntivitis o alergias oculares, con el consiguiente enrojecimiento sumado a la hinchazón y a la sequedad.



Menos arrugas

¿Otro contrasentido? De nuevo, no. El maquillaje sirve para disimularlas pero, a la larga, está acelerando su aparición porque tiende a acumularse en las líneas finas de la piel, engrosándolas poco a poco.


Piel más hidratada

En la línea del beneficio anterior. El cuerpo es sabio y elimina lo que no necesita o ha dejado de cumplir su función. La piel lo hace desprendiendo las células muertas, ejercicio que se ve bloqueado si no es liberada correctamente de su capa de maquillaje. Por eso, acostarse sin haberse limpiado correctamente la cara lleva a que todos esos 'desechos' no puedan ser depurados, acumulándose en el rostro y dando lugar a una piel mucho más seca de lo normal. 


Así que, al menos de vez en cuando, prescinde de las pinturas. Tu piel te lo agradecerá. Y a quien no le guste, que no mire.