Las alternativas veganas a la carne son igual de insanas que el fast food

Seguro que en tu hamburguesería de confianza ya se han pasado a la carne falsa. Seguramente, tú también la has tomado porque es más sana, ¿no? Pues no, porque son ultraprocesados

En el momento en el que Burger King incluyó una hamburguesa sin carne en su carta, quedó claro que el vegetarianismo ya no era una moda con fecha de caducidad, sino un estilo de vida que iba a permanecer en nuestras dietas. De hecho, según las encuestas, cada vez son más los españoles que deciden dejar (completa o parcialmente la carne). Por ejemplo, en los últimos años, el consumo de carne ha bajado un 35%. Esto, claro, no significa que seamos todos vegetarianos (solo 8 de cada 100 españoles lo es), sino que dependemos, cada vez menos, de la carne para construir nuestras comidas mediterráneas.

Así, han surgido muchísimas marcas que buscan sustitutivos a la carne, de las cuales Burger King es la última en apuntarse al carro. Según las encuestas, aquellos que cambian las hamburguesas, salchichas o filetes de carne por alternativas veganas lo hacen por ética (un 57%), salud (un 21%) o ecología (un 17%). Lo cual es bastante fail y demuestra que todavía falta educar mucho sobre qué comemos: sí, la industria cárnica es muy contaminante y un consumo alto de carne puede producir muchas enfermedades, desde cardiovasculares a cancerígenas, pero estas “carnes falsas” no son tampoco la panacea.

Burger King

Como explica Xataka, Impossible Foods y Beyond Meat son las dos principales marcas distribuidoras de carne falsa en todo el mundo, utilizan el hemo, “un compuesto proteínico [...] que producen mediante una fermentación de hemogoblina de soja, un proceso complejo y técnico que dota a la carne imposible de su característico sabor a carne real”. Por supuesto, el producto resultante está ultraprocesado (sí, ese tipo de alimentos que tienes que evitar porque no son nada sanos). “Las hamburguesas veganas son alimentos altamente procesados, no naturales, cuya producción sigue operando bajo escasa transparencia. Conviene recalcarlo: la carne vegetal es segura, y no es menos saludable que... La comida basura”, asegura el artículo.

No son los únicos en denunciarlo. Como explicaba Business Insider, nutricionalmente son igual de insanas que una hamburguesa de carne, y, de hecho, la OMS las asocia a mayor riesgo de cáncer que algunos tipos de carne roja (sí, esa carne que tantos artículos ha ilustrado como principal agente de cáncer de nuestra dieta), debido a que, como decíamos, es un producto ultraprocesado.

A nivel medioambiental, por supuesto, son mucho más ecológicas que la industria cárnica. “Un 90% menos de emisiones de gases de efecto invernadero, necesita un 56% menos de energía no renovable, tiene un 99% menos de impacto en la escasez de agua y un 93% menos de impacto en el uso de la tierra que la misma hamburguesa de carne”, asegura Forbes. No obstante, la poca calidad nutritiva de estos productos hace que sea más sana una carne ecológica o de pequeña ganadería (con menos impacto medioambiental que la de industria y mucho más sana que los ultraprocesados veganos) o una dieta basada en la verdura, legumbres y otros productos de origen vegetal que no pasen por fábrica. Vamos, comida real.

CN