La alergia al sol puede aparecer en cualquier momento y estos son sus síntomas

Desde que empieza el verano hasta que termina, todos tenemos la manía de competir con nuestros amigos a ver quién es el que se pone más moreno. Para conseguir este objetivo muchos optan por utilizar solo el bronceador y, otras muchas veces, no podemos evitar reírnos del pobre que trabaja todo el tiempo y no tiene tiempo ni para pisar la arena. Pero, ¿y si te dijéramos que a partir de mañana no podrías volver a tumbarte al sol nunca más? Al menos no sin que te salgan manchas y erupciones increíblemente irritantes. Pues, aunque suene a algo muy bestia y casi trágico, la alergia al sol existe y los hay que la sufren para siempre.Resultat d'imatges de alergia al sol

"Estaba de viaje en Formentera cuando, un día, empezaron a salirme puntitos rojos en las manos que picaban muchísimo", explica Ana T. A sus 31 años, esta valenciana hace casi una década que tiene alergia al Sol. "Al principio no le di importancia, pensé que sería de alguna planta que habría tocado, pero empezaron a salirme granitos en más sitios: la nariz, las orejas, los muslos...", cuenta. Una enfermad que no tiene edad ni sexo, puede aparecer en cualquier momento, irse o quedarse para siempre. Ataca directamente a las zonas que están más desprotegidas porque, habitualmente, no se les presta demasiada atención: el dorso de las manos y los pies, la nariz, el cuello o los hombros.

Pero no te preocupes por haber estado maltratando tu dermis estirándote en la playa día sí y día también sin ponerte crema porque, aunque fueras el más prevenido del mundo, la alergia al sol es una lotería que puede tocarle a cualquiera. "La 'fotosensibilidad' se conoce como una reacción anormal a una exposición normal de la piel a la luz del sol. Puede aparecer sin necesidad de pasar horas y horas expuesto", aclara la consultora en dermatología pediátrica del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, Asunción Vicente.

Pero, aunque existen diferentes tipos de 'alergias' solares con sus respectivos síntomas, la más común es la 'erupción polimorfa lumínica', que es más común en mujeres jóvenes debido a su relación con factores hormonales y que hace que aparezcan esos pequeños granitos que tanto pican y que experimenta Ana, cada vez que le salen, durante más o menos semana y media: "a día de hoy sigo teniendo que buscar la sombra si salgo a pasear o a tomar algo en una terraza porque si me da el sol, en medios de media hora, la erupción aparece".

Aunque no hace falta ser alarmistas. Si te ha tocado padecer esta molesto alergia, no te desesperes porque el remedio es sencillo: ir por la sombra, empezar a usar sombreros y subir el factor de tu crema solar (o usarla, si es que no lo hacías). "Es importante evitar el sol porque las cremas solares, por muy alto que sea el factor, nunca protegen al 100% del sol. No existe la pantalla total", recomienda Asunción Vicente. Sin embargo, según la experta, también debes saber que no vas a tener que cargar con esta maldición durante los 4 meses que se estira el verano, sino que la erupción probablemente solo te fastidie el principio de tus vacaciones: "A medida que uno se va exponiendo más al sol va tomando tolerancia a este y se puede bajar la protección, con una de 30 es suficiente después de un tiempo".

alergia al sol

Eso sí, al principio, pásate al club de las cremas factor +50 y cómprate una buena pamela o gorra. Y, como en todo, sí existe un lado bueno: "De ser alguien que no se preocupaba demasiado por proteger su piel del sol por el hecho de ser muy morena, ahora estoy muy concienciada. Es muy peligroso tomar el sol a según qué horas del día, pero con la moda de ponernos morenos no nos preocupamos lo suficiente", reflexiona Ana. Así que, por mucho que te apetezca que ese tono caribeño que te has agenciado yendo a la playa cada fin de semana te dure hasta fin de año, ya sabes: no cream, no party.