Las 7 Razones Por Las Que Deberías Quemar Todos Tus Pijamas Y Dormir Desnudo

Médicos y científicos de distintos ámbitos coinciden en que dormir desnudo es la opción más saludable porque previene, incluso, la diabetes. Ahí es nada. Aquí están las razones que constituyen un alegato firme y contundente a la noble práctica de dormir en pelota picada.

1. Ayuda a adelgazar

Tal cual. Existe un tipo de grasa de nombre horrible, la ‘grasa parda’, que ayuda a quemar el exceso de calorías y se activa cuando dormimos frescos. Por eso, acostarnos con una temperatura adecuada, a lo que contribuye no llevar pijama, hace que perdamos peso a un ritmo mayor que si lo hacemos en un ambiente cálido.

2. Sube la autoestima

Porque nos acostumbra a vernos en bolas y, poco a poco, hace que nos aceptemos tal y como somos. Sin darnos cuenta, las inseguridades van desapareciendo porque perdemos el miedo a vernos a nosotros mismos sin ninguna máscara textil.

3. El sueño es más profundo

Y, por lo tanto, descansamos mejor. Según la National Sleep Foundation de Estados Unidos, acostarnos sin pijama ayuda a regular los niveles de cortisol y a alcanzar la temperatura corporal adecuada durante las horas nocturnas mejorando así la circulación, lo que nos permite alcanzar un sueño más profundo y evita que nos despertemos.

4. Previene las infecciones

Porque el cuerpo se ventilará más fácilmente. Los ambientes cálidos son el paraíso de las bacterias y favorecen la aparición, por ejemplo, de hongos vaginales como la candidiasis. Por eso, es mejor permitir que el cuerpo transpire con facilidad.

5. Disminuye el riesgo de padecer diabetes

El cuerpo desnudo y fresco mantiene estables los niveles de azúcar. Un estudio de la revista Diabetes asegura que las personas que duermen con una temperatura adecuada presentan unos parámetros más estables de insulina y, por tanto, previenen la aparición de estas descompensaciones en la sangre.

6. Nos mantiene jóvenes

También las hormonas anti-envejecimiento se segregan más fácilmente si descansamos en un ambiente de no más de 21 grados, la temperatura recomendable para dormir.

7. Mejora la vida sexual

¡Tachán! Dormir en bolas aumenta los niveles de oxitocina y, por tanto, las ganas de mantener relaciones sexuales. Además, tener la libertad de acostarnos como Dios nos trajo al mundo al lado de nuestra pareja hace que la relación se afiance y permite alcanzar mayores cotas de confianza. No hay nada más anti-erótico que un pijama raído y viejo, de la misma manera que no hay nada más excitante que notar a tu lado un cuerpo desnudo. ¿O no?