4 nutrientes que te darán un chute de energía por las mañanas

Una alimentación sin deficiencias es la base de la felicidad y un requisito del que no se puede prescindir para arrancar bien las mañanas

Dedicas cada mañana diez minutitos a meditar tranquilamente, escuchas música lofi hiphop buenrollera en la tarde y lees artículos sobre bienestar emocional cuando cae la noche. Y, sin embargo, tu mente no termina de entrar en el mood que deseas: ese mood relajado, optimista y alegre bajo el que la vida parece un paraíso. Podría ser por un millón de razones pero, según cuentan desde el diario británico Independent, una bastante habitual es que no estés proporcionándole a tu organismo los nutrientes que necesita para levantar tu ánimo. Estos son los cuatro indispensables a los que debes prestar especial atención.

Vitamina B12

La vitamina B12, conocida científicamente como cobalamina, es una vitamina particularmente importante a la hora de cuidar tu salud psicológica. En concreto, y como explica la dietista Sophie Medlin en este medio, "la vitamina B12 es esencial para optimizar nuestro estado de ánimo y rendimiento mental puesto que se trata de una molécula fundamental para la producción de serotonina". Esta última, un neurotransmisor muy determinante en el bienestar de las personas. Tanto es así que es conocida como la sustancia de la felicidad. Podemos obtener B12 del consumo de pescado y carne, además de en suplementos.

Omega-3

Los ácidos grasos omega-3 son una de las variedades más populares de grasas poliinsaturadas. Y lo son por sus increíbles beneficios para la salud cardiovascular. Sin embargo, también juegan un importante papel en la salud mental. Especialmente cuando están ausentes, Así, y según la propia Medlin, "cuando no consumimos suficiente omega-3 en nuestra dieta, afecta a nuestro estado de ánimo y nuestro rendimiento mental". Puedes encontrarlo en abundancia tanto en los pescados como en los mariscos. Si eres vegano o no te gusta la comida del mar, puedes optar por alternativas vegetales como las nueces o las semillas.

Magnesio

Ahora tienes una vitamina y un ácido graso en tu lista de nutrientes que no deberías perder de vista. Pero los minerales también son imprescindibles para el buen funcionamiento del organismo. En el caso del magnesio, indica Medlin en Independent, "puede ayudar a calmar el sistema nervioso, disminuyendo la sensación de estrés y de ansiedad". Esto es así porque el magnesio cumple un rol primordial en el mantenimiento de los nervios. Las legumbres, los cereales integrales, las nueces y las semillas son fuentes muy recomendables de este mineral. Su deficiencia puede provocarte mucho cansancio y desmotivación.

Zinc

Y cerramos con el zinc. Nuevamente, la importancia de este mineral reside más en lo que puede ocurrir en tu cuerpo cuando no recibe la cantidad suficiente que lo que ocurre cuando lo consumes. En concreto, asegura la dietista británica, "la deficiencia de zinc causa un estado depresivo y comportamientos de ansiedad y se ha utilizado en la investigación para mejorar el estado de ánimo y la función cognitiva". ¿El motivo? Este nutriente interviene de manera crucial en el funcionamiento de ciertos neurotransmisores relacionados con el estado de ánimo. Puedes hallar zinc en el pollo, el pavo, el queso, la avena o las almendras.