4 hábitos sencillos para vivir hasta los 100 años (o más)

Parte del éxito es saber frenar a uno de los grandes problemas de nuestros tiempos: el estrés

Tienes toda la vida por delante. Te gusta dormir con esa camiseta de Pokemon que compraste cuando Pokemon molaba de verdad o aún te despiertan curiosidad las figuritas de Kinder Sorpresa que regalan a tu primo pequeño y a ti ya no. Está claro que tu cuerpo y espíritu son aún muy jóvenes. Pero también sientes que el tiempo pasa, que te sale alguna cana disimulada o que cada vez tiene menos sentido decir cosas como: “Puedo hacer lo que quiera porque aún me quedan décadas de vida”.

Si lo que quieres es vivir muchísimos años, te interesará saber que es posible, que gran parte de las personas que más longevas han vivido con 4 sencillos hábitos, ahora compartidos por el medio especializado en salud Vitónica, que puedes incorporar a tu día a día desde ya.

No es un mito eso de que lo mejor viene de la tierra: los alimentos de origen vegetal son la principal fuente de alimentación de las personas más longevas. Frutas, verduras, frutos secos, cereales o legumbres son algunos ejemplos, junto con el pescado. Sí, pescado… Igual te da pereza pasar por el miedo que te suscita poder atragantarte con sus espinas u odias el olor a mar sucio que se te impregna en la ropa cuando lo cocinas. Pero, al mismo tiempo, el pescado azul contiene Omega 3, esa grasa esencial para fortalecer las neuronas o ayudar a proteger el corazón. Así que mejor deja de verlos como simples animalitos con cara de sorprendidos, y dales una oportunidad.

Otro de los buenos hábitos es incorporar en tu dieta el aceite de oliva, y en este caso, estás de suerte. España es el país que más lo produce y, además, es un buen antídoto para combatir enfermedades cardiovasculares y retrasar el envejecimiento celular. Aunque eso sí, tampoco te pases, ya que su gran potencial calórico podría ser perjudicial. Podríamos decir que el aceite puede llegar a ser equivalente al alcohol. Toma la cantidad adecuada para no terminar liándola y decir: “Si sabéis como me pongo, ¿para qué me invitáis?”.

El estrés es uno de los grandes enemigos de la salud en nuestros tiempos, por lo que es crucial mantenerlo a raya. Las personas más longevas suelen destinar un día a la semana al descanso, socializar o relajarse en buena compañía sin dejar que las prisas estropeen estos momentos de paz. Dicho de otro modo, no permitas que esa llamada fuera de horas de tu jefe o compañero de clase que hace los trabajos con 137 días de antelación te llenen de estrés. Eres mucho más que unos estudios o un trabajo, y tu cuerpo merece que te lo creas de verdad.

Si puedes frenar al estrés, probablemente también puedes decir “No” a la mala vida. Drogas, alcohol o tabaco son demasiado compatibles con el envejecimiento prematuro. Esto puede ser una mala noticia para tus noches de fiesta, pero no se puede tener todo en esta vida. Aunque está claro que, ante la duda, siempre elije más vida. Eso se traducirá en más tiempo con los tuyos, más tiempo para enamorarte o, simplemente, más tiempo para hacer lo que te dé la gana — siempre que no vaya en contra de estos 4 hábitos, jeje —.