El virus del papiloma humano, la ETS que puede que ya esté en tu cuerpo

Dicen que la ignorancia es una de las bases de la felicidad, pero, en este caso, no va a ser así. En general, existe mucho desconocimiento, mitos y medias verdades acerca del virus del papiloma humano (VPH), esa enfermedad de transmisión sexual (ETS) que desarrolla cáncer de cuello de útero. Sin embargo, aunque eso sea cierto, también es la infección de transmisión sexual más común y puede que la padezcas a lo largo de tu vida sin saberlo. De hecho, según la Organización Mundial de la Salud, la mayoría de las personas se infectan de este virus poco después de iniciarse en el sexo y el 80% se contagiará de él en algún momento de su vida. "Es una verdadera epidemia, 1 de 10 citologías que hacemos cada día sale infectada por el VPH", dice la doctora Beatriz Pérez, ginecóloga experta en VPH. Pero no nos alarmemos todavía; para saber qué es y cómo prevenirlo es importante conocerlo. 

¿Qué es?

El virus del papiloma humano es, en realidad, un grupos de virus compuestos por material genético del que se conocen más de 100 tipos o cepas. De todos ellos, la Agencia Internacional para la investigación del Cáncer, considera que solamente 16 tipos son de alto riesgo y causantes en potencia de cáncer de útero, uno de los más peligrosos y la segunda causa de muerte en las mujeres. Por otro lado, debes saber que la mayoría de cepas suelen desaparecer por sí solas y no producen ningún tipo de enfermedad, así que no tienes por lo que asustarte si tomas algunas precauciones muy sencillas, como usar preservativo y hacerte citologías, como máximo, cada dos años.

¿Cómo se contagia?

Como decíamos, es muy probable que hayas tenido, tengas o vayas a tener este virus a lo largo de tu vida, pero que ni siquiera lo sepas. Y como tú estamos todos, ya que este virus se propaga mediante las relaciones sexuales. Así que aunque tu madre se haya hartado de decírtelo (como siempre, tenía razón la mujer), es muy importante que uses condón siempre porque, recuerda, la persona que te lo está pasando ni siquiera sabe que lo porta.

Pero ojo, porque no vale ir a ponérselo cuando el hombre vaya a llegar al orgasmo. El VPH no se contagia mediante fluidos corporales, sino con el contacto piel a piel y sin necesidad de que haya una herida abierta (así como el VIH, el virus del sida, sí necesita llegar a la sangre de una herida reciente para contagiar). "Si tienes relaciones con gente que no conoces, ponte preservativo. Y, aun así, si la mujer está infectada tampoco es 100% seguro que no te contagies, porque los labios exteriores sí llegan a tocar los genitales masculinos, pero es muchísimo menos probable que suceda", asegura la doctora. Así que cualquier tipo de juego sexual (que implique los genitales) con una persona infectada puede hacerte llegar el VPH.

Y, sabiendo esto, ¿es posible contraerlo mediante sexo oral? "Sí, es posible. Pero si llegara a suceder el virus desaparecería solo", dice Beatriz Pérez. De hecho, nuestra boca está acostumbrada a convivir con miles de agentes infecciosos, cosa que la hace más resistente de lo que parece a una amenaza exterior. Sin embargo, la piel del útero es mucho más delicada y sus células están en constante cambio, algo que la hace mucho más propensa a coger infecciones y desarrollar cáncer.

Síntomas

Siento decirte que el VPH no tiene síntomas evidentes hasta que sucede lo peor: el cáncer (momento en el que empiezas a tener sangrados). Normalmente, puede que incluso tengas más de una cepa al mismo tiempo y no notes absolutamente nada.

¿Qué me puede pasar?

Según Beatriz Pérez, el cáncer de cuello de útero es una enfermedad casi extinguida en los países desarrollados debido a las campañas de prevención que existen. "En toda mi trayectória profesional, solo he visto dos casos de cáncer de cuello uterino y era en mujeres mayores que nunca se habían hecho citologías", dice la doctora. "Es un tipo de cáncer que nos avisa antes de que se desarrolle, las células del útero se van inflamando poco a poco y, como mínimo, tardan cinco años en volverse cancerosas. Así que haciéndote citologías (análisis de células del útero) cada dos años, siempre lo cogeremos antes de haber desarrollado la enfermedad", afirma.

Al contrario de lo que se cree, los hombres también son portadores y afectados por el virus del papiloma, pero no suelen desarrollar cáncer (en muy pocas ocasiones aparece el cáncer de pene o ano). "La piel de las zonas en la que ellos se infectan es muy poco cambiante y más gruesa, como el ano o el pene, por lo que sus células no se vuelven cancerosas", dice Pérez. Sin embargo, ellos se ven expuestos de una forma más vulnerable a las cepas que desarrollan las llamadas condilomas, verrugas genitales que no son malignas, pero sí muy pesadas de eliminar.

Prevención

"Lo que hay que hacer es vacunarse, todo el mundo", sentencia Beatriz. La experta cuenta que la vacuna inmuniza ante el 90% de las cepas e introduce el virus en la sangre para generar anticuerpos que protejan al organismo. Asegura, además, que una de las cosas que más desconoce la gente es que cualquier persona (sea hombre o mujer) a cualquier edad, sea virgen, o no, y haya tenido, o no, el virus puede (y debería) tomar esta opción, ya que el contagio del virus por parte de otra persona —al contrario que sucede con otros virus como la varicela o el sarampión— no hace que el cuerpo aprenda a protegerse por sí solo. "Mucha gente me pregunta: 'si esta mujer ya tiene el virus, ¿para qué se va a vacunar?', pues con el VPH sí hace falta, dice Pérez. Además de esto, las citologías y el uso del preservativo son esenciales para protegerse.