Ver Una Película Porno Para Ciegos Es Un Singular Ejercicio De Imaginación Erótica

Salta a la vista, aunque solo sea porque escribo en Código Nuevo, que muy ciego no estoy. Tampoco es que fuera una opción descabellada —supongo que habrán excelentes periodistas o escritores ciegos— pero lo cierto es que no tengo ningún tipo de discapacidad visual y, aún así, decidí probar cómo funcionaba la ‘pornografía para ciegos’. Todo surgió por un artículo del diario Independent se donde informaba de las novedades y el crecimiento del porno dirigido a personas con dificultades en la visión. Por supuesto, el tema llamó mi perversa curiosidad y decidí indagar un poco. La experiencia, ya te lo adelanto, fue singular un ejercicio de imaginación erótica extrema que ahora te explico.

La plataforma escogida, por pura recomendación del artículo(lo juro), fue Pornhub, que actualmente cuenta con 70 vídeos de este tipo en su categoría Described Video, incluido el famoso de Kim Kardashian follando con Ray J. Mi idea era cerrar los ojos, tras darle al play, aguantar hasta el final para ver qué ocurre con mis niveles de excitación. Pero es casi imposible: no pude evitar abrirlos de vez en cuando— bastante, la verdad— especialmente cuando algún gemido me indicaba que la acción ya había comenzado.

El funcionamiento de cada pieza es aplastantemente sencilla: mezclada con el sonido ambiente, una voz profunda y femenina va describiendo lo que está sucediendo en la imagen, intentando ofrecer los máximos detalles posibles. Lo cierto es que es una cosa bastante estándar en todas las pelis. Hay unas directrices comunes en las explicaciones, empezando por informar sobre quién aparece en el vídeo, para luego narrar su aspecto físico e ir comentando los diferentes movimientos que hacen mientras avanzan en el sexo.

De hecho, todas arrancan por el título del vídeo, la duración y el elenco. Lo principal es ‘dibujar’ a los protagonistas y especificar con mucha claridad sus mejores atributos. Ya te lo puedes imaginar: una chica rubia de tetas grandes y un chico moreno con la polla enorme. Carnaza, vaya. Pero, lo realmente curioso del ‘porno para ciegos’ reside en esa sutil mezcla auditiva de narraciones con sonido ambiente. Sin duda, la clave en una posible excitación se halla en lograr la unión perfecta de ese preámbulo bien elaborado con la parte del sexo en cuestión y sin dejar de lado los ruidos, gemidos y toda la fantasía onírica del espectador.

Narraciones Sumario Codigo Nuevo

Hecha la primera prueba y sin una culminación satisfactoria —por si te lo estabas preguntando— decidí cambiar de video e intentarlo de nuevo. Total, tenía tiempo libre y ganas de intentarlo. En esta ocasión quería tomármelo en serio y meterme en situación, utilizando más sentidos que el oído y dejando volar mi imaginación. En la primera escena, la narradora centraba sus esfuerzos en relatar, con palabras demasiado castas, cómo ella (Miss Silicona) le quitaba los pantalones al chico (pollón clásico) para empezar con la mamada mientras él aprovechaba para tocarle lo que tú ya sabes.

Eran los últimos detalles de la descripción antes de priorizar el sonido ambiente que ganaría todo el protagonismo hasta el cumshotliteralmente ‘disparo de semen’—  de turno. Tras probar con tres vídeos diferentes, al final le cogí cierto gustillo, comprobé que para mi desgracias el resultado no era el esperado. En primer lugar, esas expresiones tan gélidas en el lenguaje de la narradora (felación, pene, vagina, etc.) me cortaban todo el rollo y no conseguía conectar más allá de los gemidos. De hecho, los tímidos indicios de erección eran gracias a mi particular clarividencia.

Audio Sumario Codigo Nuevo

No sabría explicarlo con claridad, pero soy de los que piensan que cuando te dispones a disfrutar con la pornografía lo ideal es crear un ambiente, ponerte en situación y dar rienda suelta a tu particular imaginario, aunque también puede ser un medio para un fin. Eso sí, como punto positivo, diré que las voces son de actrices profesionales y hay una lectura dramatizada que acompaña, ese tipo de relato sí podría ayudar a nuestras ilusiones.

Por supuesto, no deja de ser la opinión de una persona sin problemas de visión pero la experiencia fue tan sorprendente como insatisfactoria. Sinceramente, en ningún momento conseguí ponerme cachondo. Desde mi posición, creo que la intención de abrir la pornografía a discapacitados visuales es genial y debemos apoyarla, pero igual más que adaptar los vídeos —demasiado orientado a hombres heterosexuales, por cierto— sería interesante crear unas piezas expresamente para ciegos. Y es que, hay detalles que me sorprendieron, como describirle al ‘espectador’ la posición de la cámara, diciendo que ahora la otra persona te está mirando a ti. Un toque muy a lo Point Of View (POV) que le otorgó algunos puntos a la escena.

Porno Ciegos2 Codigo Nuevo

Investigando otras opciones, parece que las radionovelas de /r/gonewildaudio ofrecen una alternativa de más calidad, donde los usuarios interpretan las historias de una forma más dramática, ayudando a crear un ambiente de gran excitación que se olvida por completo de un sentido: la vista. ¿Qué pasa con el oído, el tacto o los olores? Una persona discapacitada visualmente sólo puede fantasear con las cosas que ha vivido o sentido, por eso resulta genial intentar evocar estos aspectos del sexo en las narraciones. Describir el calor de su piel, el olor de su sudor o el sonido de sus quejidos puede ser realmente excitante.

Cuando pienso en ello no puedo evitar dar las gracias por conservar la vista intacta, pero también siento que debería probar a disfrutar con otros sentidos. Dar más importancia a esos detalles menos inmediatos, más sutiles y que no entran precisamente por nuestros ojos. Al final, el sexo es una mezcla de emociones y pasión, de sentir tanto la dulzura erótica como el empotramiento más desenfrenado y salvaje. Por eso abrir el terreno a más tipos de pornografía es importante para el disfrute del público y, en el caso del porno, para discapacitados visuales. Aunque no logré el éxtasis, el camino hacia nuevas sensaciones no ha hecho más que empezar para mi.