A ver si tu ligue te está haciendo un 'benching' y tú ni te estás enterando

El amor es como una droga, después de un subidón increíble y de creer inocentemente que la vida siempre va a ser así de maravillosa, te topas con la realidad: los efectos secundarios, la resaca… y prometes no volver a seguir intentándolo. Pasas unos días limpio pero, de nuevo, ese pinchacito en el corazón y no puedes evitarlo.

Esto es lo que siente cualquiera que se pasa la vida en el banquillo de la persona que le gusta. Eres su suplente, esa persona que siempre está ahí por si le falla el plan A o si le da el bajón de autoestima. Asúmelo. No pasa nada. Aquellos que han sufrido alguna vez el efecto ghosting estarán de acuerdo en que al final es mejor una desaparición a tiempo, antes que ser la persona con la que se coquetea y se mantiene contacto por si, en un futuro a la otra se le aparece la virgen y, de repente le interesas y se muere de amor por ti. Había que inventar la forma para saber que estás de jugador suplente y no de titular y ahorrar en sufrimiento sentimental, que no está la cosa para tirar cohetes. Hete aquí unas cuantas pistas.benching 1

1. Una y no más

Seguramente quedasteis alguna vez, todo fue bien (o normalito) seguisteis hablando y te gustaba. Pero después de ese encuentro, aparte de algún que otro mensaje de móvil, no hubo nada más. Normalmente es porque la otra persona no pone de su parte y si al final eres tú el que decide llevar la voz cantante, casualmente, el otro nunca 'podrá' quedar. En este caso debes asumir que no eres su primera opción y seguramente lo esté siendo otra persona. Ánimo.


2. Ni contigo ni sin ti

Que no quedéis no significa que no escriba de vez en cuando, para recordarte que existe y sobre todo tantear el terreno. Si ve interés, seguirá coquetando. Pero cuanto más interés perciba en ti con menos continuidad escribirá, porque no eres ni su ligue, ni su pareja ni su futura conquista. No quiere saber detalles, sencillamente te tiene en el almacén por si en un futuro le interesas, porque no estás mal pero no le entusiasmas. Vete borrando esa peli Disney que te has montado en el cerebro. Desde luego no le interesa estar pendiente del móvil contestando a tus whatsapps ni tener que dar explicaciones en una ciber-relación. Te sigue el rollo, pero solo de vez en cuando, sin pasarse.

benching barney


3. Evasivas

Todavía eres ingenuo y has optado por tener iniciativa y proponerle unas cañas. ERROR. Angelico, si algo caracteriza a las personas que te dejan en el banquillo es que cuando dices de quedar o eres muy directo con lo que sientes o te apetece, ellos jamás te dirán lo que hay. No dirán que no les interesas o que están con alguien que les gusta más o que no les apetece quedar. Se andarán con rodeos haciéndote creer que no pueden verte por causas ajenas a su voluntad. Hasta que dejes de escribir.

benching 2


4. El efecto boomerang

¿Qué pasa después de esto? Lo mismo de siempre. Cuando ven que no reciben mensajes de la persona que tienen en el banquillo desde hace mucho tiempo, porque lógicamente a ti no te apetece estar pendiente 24h, se les enciende la alarma y empiezan a escribir ellos. Y obviamente, cuanto más pases, más escribirán y ATENCIÓN, si proponen una quedada, será porque ya no están con la otra persona que tenían de titular y necesitan al suplente.


5. Vete a otro equipo en el que te valoren

Solución: No hay nada más gratificante que pasar de la persona que te ha estado mareando durante meses o incluso decirle que te deje tranquilo, que tu no estás para sus jueguecitos. Para ello, hay que tenerlo bien claro y no flojear ni por un segundo. Si por a las claras no lo consigues: "Oye mira, deja ya de marear. Yo me piro", es que en el fondo te mola el rollo o el otro muy listo. Como última, planteate si esta vez la persona que vas a desaparecer eres tú. Y esto desde luego, sería un ghosting de lo más justificado.

benching 3