Tipos De Relaciones Para Acostarte Con Quien Quieras Sin Poner Los Cuernos

Vivimos en una sociedad en la que el tipo de relaciones amorosas no se plantean ni se reflexionan. ¿Acaso has hablado con tu actual pareja o con tu ex sobre la forma que iba a tomar vuestro vínculo? No en profundidad. Hay leyes no escritas que se nos imponen desde pequeños en la escuela y mientras vemos a las princesas Disney buscar al príncipe azul para toda la vida. Pero lo que no te cuentan es qué pasa si sientes atracción por otros después de varios años con tu pareja, o por qué tienes fantasías con ese compañero sexy del trabajo. Pero, ¿qué pasa si las relaciones monógamas (dos personas con exclusividad sexual) no te hacen feliz? Las alternativas existen y están ahí fuera, te traemos un catálogo de variantes que puede que encajen contigo.


Poliamor

El poliamor significa tener relaciones íntimas y amorosas con más de una persona, con pleno consentimiento y conocimiento por todas las partes. El poliamor puede ser jerárquico o no jerárquico: En el primer caso existe una relación principal o primaria que está por encima del resto de relaciones inferiores o secundarias. Por otro lado, el no jerárquico iguala todas las relaciones amorosas, sin entrar en clasificaciones de ningún tipo. La clave para entenderlo es que no se trata únicamente de sexo, sino que también encontramos vínculos emocionales de por medio. Para ser poliamorosos tenemos que plantearnos las bases de nuestros valores, como el significado del amor.


Anarquía Relacional

Muy parecida al poliamor no jerárquico, la anarquía relacional iguala todas las relaciones al mismo nivel, y cuando decimos todas, son TODAS. Tus amistades y tus amores percibidos por igual. Defiende la no distinción de los vínculos personales y no subordinar las relaciones humanas a un conjunto de reglas preexistentes. Pero ojo, esto no significa que debas tener sexo con todas las personas que forman parte de tu amorío. Los anarquistas relacionales ven cada conexión como un vínculo particular y no categorizan dentro de las etiquetas sociales "amor" y "amistad". Su símbolo es una 'A' en el interior de un corazón.


Swinger e intercambios de pareja

Es una práctica que fomenta el intercambio de tu pareja por el novio/a de otra persona única y exclusivamente para fines sexuales. Normalmente este tipo de juegos se realizan en locales especialmente dedicados a ello, donde puedes conocer a otros matrimonios o parejas y donde en la mayoría de casos existen reglas estrictas. Estos sitios también acogen orgías o tríos, siempre y cuando la pareja esté presente. Aunque si no te apetece tener relaciones sexuales con otras personas también puedes observar cómo follan los demás o follar con tu otra mitad mientras os miran.


Relaciones de no exclusividad sexual

Se diferencian de los swingers y los poliamorosos por varios motivos. El primero es que en la mayoría de ocasiones tu chico/a no está presente en los encuentros sexuales con terceros. Eso no quita que en algunas ocasiones se realicen tríos o intercambios esporádicos. Estas relaciones distan del poliamor porque los vínculos con externos solo son sexuales, sin ningún tipo de implicación amorosa. En algunos casos las parejas no se comunican ni cuándo ni con quién han mantenido relaciones sexuales, aunque para la mayoría la comunicación es primordial e imprescindible.


Todo esto son modelos aproximados pero a partir de ahí las combinaciones son variadas. Hay relaciones poliamorosas en las que uno de los componentes es monógamo, grupos de swingers cerrados, relaciones poliamorosas con una chica bisexual (conocidas como unicorn polyamory), los vínculos no monogámicos dentro del mundo BDSM o el sadomasoquismo, y un largo etcétera. Cada uno debe ser libre de amoldar los cánones a su propio antojo. Pero, por favor, no caigamos en la trampa de pensar que en las relaciones abiertas las personas no se aman. Que ningún amor es mejor que otro. Plantea nuevos retos en tu relación y habla con tu pareja sobre las reglas que la ciñen, para apostar por lo que más feliz os haga. Los demás que piensen lo que quieran.

Crédito de la imagen: Edgar Mata