La técnica definitiva que hará que no vuelvas a discutir con tu pareja

Todas las parejas discuten. Es casi inevitable: son dos personas conviviendo, haciendo planes de futuro y compartiendo sentimientos. Habrá muchos momentos en los que vuestras personalidades choquen, pero solamente depende de vosotros decidir cómo queréis llevar la situación por difícil que se ponga, dejándoos llevar por el lado más irracional de cada uno o manteniendo la cabeza fría. Y precisamente esto último es lo que propone la llamada terapia imago, una técnica de tres pasos cada vez más aplicada en las terapias matrimoniales.

Según cuenta el periódico inglés The Independent, este método está pensado para hacer que esas dos personas que están alejándose —no importa si sois una pareja de hace años, si estáis empezando o si se trata de un familiar o amigo— vuelvan a conectar y a comprenderse sin necesidad de pasar por un conflicto sino, más bien, por una conversación civilizada y sincera. Y así es cómo funciona:

no vuelvas a discutir con tu pareja 1

En primer lugar, y aunque se recomiende hacer este ejercicio en presencia de un terapeuta de pareja completamente imparcial, se inicia la fase de 'espejo', en la que uno de los miembros ejercerá el papel de 'emisor' y otro el de 'receptor'. El emisor expondrá sus sentimientos y su opinión sobre el asunto y el receptor se limitará a escuchar y, después, a exponer lo que ha entendido sobre el posicionamiento del otro. De esta forma, se intenta aclarar cualquier malentendido que pueda haber entre las opiniones de los miembros de la pareja (cosa que, seamos sinceros, pasa bastante a menudo).

Se trata de que, a lo largo del proceso, puedas salir de la propia cabeza y entrar en un proceso de debate y de comprensión hacia el otro. Así pues, en segundo lugar, se llega a la 'validación'. En esta fase, se intenta comprender por qué cada persona se siente cómo se siente y actúa o habla de esa forma (normalmente se asociará a traumas de la infancia o relaciones anteriores), sin fijarse si se coincide o no con su punto de vista.

Resultat d'imatges de i'm sorry couple gif

El paso final, la empatía, es un ejercicio de aceptación y apoyo hacia el otro, mientras se asimila qué comportamientos de uno mismo podrían afectar a ese 'origen traumático' o la raíz de la lógica del otro. La finalidad es, sobre todo, llegar a un punto común en el que ambos salgáis satisfechos sin necesidad de discutir.

Así que, ya sabes, ¿por qué ibas a querer pasar por otra de esas interminables discusiones pudiendo optar por entender a tu pareja? Esto no es un remedio para que dejéis de tener diferencias. Puede que no resulte 100% fácil, pero sí puede ser un primer paso para que dejéis de haceros daño.