Esto es lo que le tienes que susurrar a una mujer para que se derrita en la cama

“Te voy a empotrar hasta que parezcas un espeto”, puede que haya logrado un squirt inmediato en algún rincón del mundo pero, en general, la efectividad de dicha frase es bastante cuestionable. Cuándo, cómo y qué decir a una mujer para que su vagina parezca un Aquapark es una asignatura que todavía algunos no han aprobado. Como bien nos cuenta Elena Crespi, psicóloga, sexóloga y terapeuta de pareja “un punto de excitación en las mujeres es el oído. Todo lo que nos puedan decir es clave para excitarnos mucho más”.

sexo sea espectacular

Ser un crack en la cama no solo implica ser ‘el rey del Kamasutra’. La oratoria es un arte que también ha de manejarse dignamente para hacer que la mujer que tienes ante tus ojos se corra de gusto. Si eres de esos con complejo de mimo o de aquellos que se cascan un “muy españoles, mucho españoles” cada vez que intentan poner a tono a la chica, tranquilo, aquí estamos para echarte un cable.

No queremos cantidad, queremos calidad

No malpensados, no nos referimos al tamaño/grosor/peso de vuestro adorado instrumento de viento. Hablar está bien, pero sin pasarse. Menos es más. Que en los preliminares te suelten un “que piel más suave tienes” o “que ganas tenía de esto”, OK. Frase suelta, breve, acorde a la situación. ¡De puta madre chaval! Pero si mientras me estás trabajando la entrepierna, empiezas a relatarme tu indignación sobre el último capítulo de Juego de Tronos en versión extendida... ¡no me concentro! Por mucho que tu lengua esté más mojada que el mocho de la fregona, ya te digo yo que con mi clítoris difícilmente podrías pegar un sello.

sexo sea espectacular

O peor aún. Si vas a abrir la boca para “alabar” el par de erizos que tengo por piernas o para decirme que tu ex tenía unos pechos más grandes y turgentes que los míos mejor cierra el pico. Que para hundirme en la miseria ya esta Instagram y su séquito de divinas sin celulitis ni estrías.

¿"Cómeme el rabo golfa" o "cariño practícame una felatio por favor"?

La jerga utilizada puede catapultarte al éxito o hacer que ganes el premio de depravado del año, es un asunto de lo más sutil. “Todo lo que se hace en una relación de pareja, sea algo muy bestia o muy ñoño esta dentro del contexto del amor. Un ‘eres una guarra y me pones mogollón’, si ambas partes están de acuerdo, es una muestra clarísima de amor”, recuerda Crespi. Eso sí. Has de tener en cuenta que no todas las tías son iguales y, aunque tu ligue del sábado pasado estaba encantada de que fueras todo un Christian Grey, cuarto rojo inclusive, no a todas les va el “shut up bitch”. Ante la duda, no te la juegues. Empieza flojo y, si ves que hay vía libre y a la chica le va la caña, ya puedes sacar el repertorio de todo lo aprendido en años de Pornhub.

sexo sea espectacular

Instrucciones de montaje NO

“¿Te gusta así?”, “¿te lo hago más rápido?”, “¿cambiamos de postura?”, son preguntas que en muchos casos sobran. Hombre, si empiezas a ver que me pongo morada y que he dejado de respirar hace un par de minutillos, un “¿estás bien?” se agradece pero por lo general pedir instrucciones o aprobaciones en cada uno de tus movimientos no favorece el clímax.

Si hay feeling y ambos os compenetráis, la cosa fluirá sola. Si de repente te aparta y notas que su vagina se contrae, seguramente es que tu pene se haya puesto en ‘modo tuneladora’ y le duela la nueva línea de metro que pretendes inaugurar en su canal de placer. Si te coge la mano y la acerca a su pecho, no querrá que le midas las pulsaciones por minuto, quiere que la toques hasta que memorices su talla de sujetador. No sé, ¿tan difícil es?

sexo sea espectacular

Si estás cachondo, ¡que se note!

A todos nos gusta que nos reconozcan un trabajo bien hecho y no hay mayor satisfacción que ver a tu pareja jadeando como si fueras la última vagina del planeta. “Un gran excitador son los sonidos: gemidos, gritos, suspiros... que la pareja te haga consciente de que está excitado.” señala la sexóloga. También debes tener en cuenta el tono empleado. Si acompañas tus eyaculaciones con el sonido de una tortuga apareándose con una bota, la fémina en cuestión no tendrá del todo claro si te ha hecho tocar el cielo o si te ha fracturado el falo. Ensaya un poco tus orgasmos, anda.Resultado de imagen de orgasm gif

Personaliza el discurso

Este punto es importante, especialmente para los encuentros esporádicos. Vale que igual no es el amor de tu vida o que ambos sabéis que eso va a ser un ‘aquí te pillo aquí te mato’, pero, ¿qué tal si al menos intentas recordar su nombre? No hace falta que lo repitas en cada embestida pero intenta que tus piropos o halagos no suenen más genéricos que el paracetamol. ¿No crees que un “me encantan los lunares de tu espalda” suena mejor que un “hey nena que buena estás”? Y, sobre todo, independientemente de si ha sido un éxito o un estrepitoso fracaso, por favor, no remates el encuentro sexual con un “GRACIAS”.