Porqué sufres cólicos cuando te baja la regla y algunos remedios para calmarlos

Ese dolor, esos malditos pinchazos capaces de invocar al diablo sin ouijas ni exorcismos y que te deja temblando en la cama, llorando y preguntándote qué habrás hecho tú para merecer eso, si eres buena gente. Ese intenso dolor menstrual se llama dismenorrea, en términos médicos, y afecta a una gran parte de la población femenina (entre el 30% y el 50%). Pero hay mujeres que lo viven con tanta intesidad, que les incapacita para continuar con su rutina. Este porcentaje se eleva hasta un 15%, según el libro Tratado de Ginecología escrito por José Botella y José A. Clavero. Ahora bien, si este problema está presente cada mes de nuestra vida, ¿de verdad no hay ninguna forma de solucionarlo? Algunas hay, sí. Y estamos aquí para contártelas.Resultado de imagen de colicos abdominales regla

¿Pero por qué me duele tanto?

Para empezar, para atajar el problema debes entender tu anatomía y la razón de lo que le pasa a tu cuerpo. Los cólicos que sufres son provocados por las contracciones que genera tu útero para expulsar el endometrio durante el periodo. "¿El endo-qué?", pues una capa que cubre el útero y que va proliferando durante el mes. Cuando llega la menstruación, se degenera una parte y es expulsada por el cuello del útero hasta el exterior junto con la hemorragia. Sí, eso es tu regla.

Por otro lado, antes y durante la regla, el organismo produce unas sustancias llamadas prostaglandinas - recuerda está palabra cuando juegues al Tetris - y son las encargadas de desencadenar las contracciones en el útero. Si tu cuerpo fabrica más prostaglandinas, tendrás más dolor durante el periodo. ¡Yupi!

Fuente: Sarah Andersen

Mucho bla, bla, pero ¿cómo reduzco el dolor?

No tenemos la pócima perfecta para acabar con el dolor durante la menstruación. Cada mujer es un mundo y a cada una le funcionan sus propios métodos. Lo más importante es ser conscientes de la intensidad del dolor y, si es tan agudo que no te deja vivir, consulta a tu ginecólogo.

  • El calor en el vientre reduce la intensidad del dolor menstrual. Lo ideal es una manta térmica eléctrica, pero si no dispones, utiliza una bolsa de agua caliente o una toalla previamente humedecida y calentada en el microondas. Ten cuidado con la potencia o tendrás que lidiar con unas quemaduras nada agradables.
  • Utiliza fármacos de venta libre. Lo ideal son los antiinflamatorios, tales como el Ibuprofeno o en Naproxeno. Si el dolor es demasiado intenso, puedes probar algo más potente como el Enantyum. Si decides tomar medicamentos, o si ya los tomas con asiduidad, y no te calman, consulta con tu médico.
  • Infusiones como la manzanilla o la valeriana. Una de las grandes propiedades de estas hierbas es su efecto antiinflamatorio, por lo que resultan ideales para las contracciones menstruales. Además, el calor de la taza puede ayudar a aliviar el dolor de tu vientre, 2x1.
  • Ten un orgasmo. WTF?! Sí, aunque sea en lo último que pensarías. Cuando tenemos un orgasmo se liberan ciertas sustancias en nuestro cerebro, entre ellas la oxitocina, que produce un alivio del dolor de forma natural. Si te decides a tener relaciones sexuales con la menstruación, deberás ir con especial cuidado, ya que el cuello del útero está un poco más bajo de lo habitual y podrías notar molestias durante la penetración. De todas formas, el sexo no termina en el coito, no olvides la masturbación también es una opción.
  • Prueba tratamientos alternativos como la acupuntura, la meditación o el yoga. En muchas ocasiones, reducen el dolor menstrual gracias a la aceptación del mismo y a la canalización de la intensidad.
  • Algunos ginecólogos recomiendan el uso de la píldora anticonceptiva para evitar las dismenorreas. Es una opción a valorar, teniendo en cuenta sus posibles efectos secundarios para el cuerpo. De nuevo, consulta con el tuyo.

Fuente: Sarah Andersen

Busca un remedio que se adapte más a tu situación y, sobre todo, no culpes a tu feminidad durante la regla. Incluso cuando creas que tu cuerpo te odia y parece que quiera matarte desde dentro, ser mujer es algo maravilloso.