Lo que la sangre de tu menstruación te está diciendo sobre tu salud

La menstruación, esa maravilla de la naturaleza que cada mes está dando guerra en nuestro interior - y exterior. Su periodicidad más o menos estable hace que, en muchas ocasiones, no le prestemos la atención adecuada. No sirve con fijarse únicamente en los daños superficiales, como el atracón de helado viendo Sexo en Nueva York o el estado de bipolaridad extrema que te lleva a no saber si follar salvajemente o exterminar a la humanidad. El color, la textura o el olor de la sangre menstrual son indicadores importantes sobre tu salud, por lo que debemos fijarnos un poco más y evaluar todas sus características. Esta es la guía para conocerte por dentro y entender todos los mensajes que tu menstruación te envía una vez al mes.


El color de tu menstruación

Dentro de la variedad del rojo podemos encontrar un amplio abanico de matices, y seguro que tu menstruación varía entre tonos más claro y más oscuros. ¿Qué significa eso?

  • Rojo brillante. Quiere decir que la sangre ha sido liberada recientemente de nuestro cuerpo, haciendo que el flujo sea también más ligero. Esta tonalidad no debe preocuparte; tu cuerpo está perfecto.
  • Rojo rosado. Suele coincidir con el inicio del periodo menstrual, momento en el que la sangre se mezcla con un poco de flujo, adquiriendo este tono más liviano. Por ello, suele durar únicamente uno o dos días. No obstante, si observas que tu menstruación tiene este tono de manera habitual, habla con tu ginecólogo: puede ser un signo de embarazo precoz, de fluctuaciones hormonales o de una infección.
  • Rojo anaranjado. No es muy buena señal. La sangre se mezcla con los fluidos del cuello uterino, presentando esa tonalidad anaranjada y, tal vez, algunas rayas rojas. Puede asociarse con algún tipo de infección así que, de nuevo, estará bien que lo comentes con el ginecólogo.
  • Rojo marrón/oscuro. Tranquila, no hay nada que temer. Simplemente se trata de sangre más antigua que proviene de tu última menstruación o del comienzo de la nueva. En el caso de que todas tus menstruaciones tengan un tono oscuro, tampoco hay nada que temer: significa que tu flujo es muy abundante.

En definitiva, lo único que debe preocuparte es si la sangre tiene algún tono anaranjado o amarillento, posible signo de infección.

regla1-mileniales-codigo-nuevo

¿Qué hay de las texturas?

Seguro que en más de una ocasión has observado cómo sale un coágulo de sangre de tu interior más profundo. Y eso, en ocasiones, asusta un poco. Pero, una vez más, tranquila: es algo muy común. Los coágulos son únicamente signos de períodos abundantes. Tu cuerpo produce anticoagulantes cuando hay fuertes hemorragias en su interior pero, durante menstruaciones con gran cantidad de flujo, no tiene suficiente tiempo para hacer su trabajo, por lo que terminan generándose coágulos de sangre. Si te fijas, suelen estar presentes el primer día de tu menstruación. No obstante, si estos coágulos son habituales a lo largo de todo el periodo, también es recomendable que se lo hagas saber al especialista.

En otras ocasiones, la textura puede ser un tanto gelatinosa y resbaladiza. Esto es debido a que la sangre se mezcla con el moco del cuello uterino, algo muy habitual que aporta al flujo una textura similar a la del gel.

regla2-mileniales-codigo-nuevo

Cuándo debes preocuparte sobre tu menstruación

Como normal general, debes estar pendiente y observar el color, la textura y la aparición de coágulos durante tu menstruación. No obstante, hay determinados signos que servirán para que des la voz de alarma. Por ejemplo, periodos demasiado abundantes pueden dar paso a una anemia y producir cansancio, piel y uñas pálidas, mareos y dolores fuertes de cabeza. Este aumento puede estar causado por desajustes hormonales o por la presencia de miomas uterinos, unos tumores benignos que se desarrollan dentro del útero. Por otro lado, si tu fluido es muy ligero y poco regular, puede estar avisándote sobre un problema de tiroides. Algunos medicamentos, el cambio de peso brusco, el estrés o la menopausia pueden influir en tu flujo menstrual.

regla3-mileniaeles-codigo-nuevo

Por eso, siempre debes ser consciente de tu menstruación, estudiarla al detalle, estar alerta ante cualquier anormalidad que se produzca y, sobre todo, acudir al ginecólogo o al médico siempre que te preocupe cualquier detalle inusual. Como siempre, más valdrá prevenir que curar, y tu cuerpo te lanzará señales permanentes para que puedas evitar cualquier susto.

Crédito de la imagen: Sara Lorusso