La rutina de ejercicios que deberías hacer para disparar tu rendimiento sexual

Brazos, pelvis, glúteos, muslos... Son muchas las partes del cuerpo que entran en juego cuando tenemos relaciones. Y se pueden ejercitar.

Tener relaciones es un ejercicio. Bueno, eso dicen algunxs, claro. Y no les falta razón: poses chungas, sudor, estiramientos, tensión muscular, movimientos constantes… Puede llegar a costar. Y, precisamente, si cuesta es porque para prepararnos para este ejercicio necesitamos más ejercicio. No te vas a ir a hacer el maratón de tu ciudad sin haberte puesto unas buenas bambas antes. Pues lo mismo: no vas a pegar un polvazo si no sabes mover los músculos que intervienen.

Pero tranquilxs. La entrenadora Sarah Gorman ha explicado al diario británico Metro cuáles son los mejores ejercicios para tener buen sexo y así aprender a usar los músculos que te asegurarán llegar al nirvana genital cada vez que os metáis en la cama.

Resultado de imagen de gif movement pelvic

Muslos

La zona interior de los muslos es muy importante, porque te permite agarrarte bien durante una penetración. Además, durante el sexo oral, las piernas están muy abiertas y los muslos, que quedan al descubierto, quedan bien sexy si los entrenas.

Primer ejercicio: ponte de cuclillas con las piernas bien separadas frente al respaldo de una silla. Sujétalo y baja las rodillas como si quisieras tocar los tobillos con ellas. Ve dando pequeñas pulsiones (como si estuvieras rebotando, pero no con tanta fuerza, simplemente un movimiento sutil). Hazlo ocho veces y luego incorpórate hasta que las piernas estén rectas. Así, cuatro veces.

Segundo ejercicio: sigues delante de la silla, levanta la planta de los pies, de tal forma que estés de puntillas. Entonces, dobla un poco las rodillas en diagonal, de tal forma que la fuerza recaiga en los muslos. Ve ejercitándolo con pequeños movimientos adelante y atrás. Mantente un minuto mínimo.

Tercer ejercicio: túmbate con la espalda en el suelo. Pon tus pies en el suelo con las rodillas alzadas y las piernas separadas. Por una pelota o cojín duro entre tus piernas. Entonces levanta la pelvis. Mantén la posición y aprieta con tus rodillas la pelota ocho veces. Una vez hecho, baja al suelo, descansa unos segundos. Repite cuatro veces.

Suelo pélvico y abdominales

Primer ejercicio: ponte a cuatro patas, es decir, rodillas y manos al suelo. Una postura a la que más de unx le saldrá naturalmente. Arquea la espalda hacia fuera y luego métela hacia dentro. Sobre todo, usa la zona baja de los abdominales y la pelvis para hacer los movimientos. Haz ocho repeticiones, luego descansa. Así cuatro veces.

Segundo ejercicio: de nuevo, coge el respaldo de una silla. Ponte de puntillas y mantén tu espalda tan recta como si estuvieras contra una pared. Entonces baja, con la espalda recta, usando tus rodillas. Una vez abajo, intenta acercar la pelvis al ombligo usando la parte baja de abdominales y los glúteos. Estate ocho segundos y luego sube. Así, ocho veces con ocho repeticiones (es decir, lo mismo pero más corto y más rápido).

Tronco superior

Te ayudará a mejorar tus movimientos en los brazos y a mantener más rato muchas posturas.

Primer ejercicio: haz una plancha (es decir, piernas extendidas, codos y brazos manteniendo tu peso, de tal forma que haces una diagonal recta, cuidado con no levantar demasiado el culo). Hazlo durante 30 segundos, entre dos y cuatro veces, dependiendo de tu resistencia.

Segundo ejercicio: igual que una plancha pero con las manos en el suelo y las caderas subidas hacia arriba. Es decir, las piernas no están rectas sino que las tienes que acercar a tu cadera. Aguanta todo lo que puedas.

Tercer ejercicio: desde la pose anterior, sube más las caderas y bájalas. Repite ocho veces, descansa. Hazlo tres veces.

Glúteos

Primer ejercicio: haz sentadillas. Por lo tanto, pon pies en paralelo. Siéntate como si hubiera una silla invisible. Entonces, poniendo el peso en talones y pies, pero sin despegarlos del suelo, da pequeños botes e incorporaciones.

Segundo ejercicio: la misma posición, pero empezando ya en cuclillas. Agárrate al respaldo de una silla, levanta los talones y repite las sentadillas.

Resistencia

Por último, haz ejercicios de resistencia. No todo es mejorar musculación y movimientos, sino que la resistencia también es vital. Por eso, coge una bici, sal a correr o hazte unos largos si tienes piscina. Es igual de importante saber qué hacer como que tu cuerpo aguante todo el rato que tu pareja necesite para llegar al clímax.