Los límites entre tener una pareja y que te atraigan otras personas: no todo vale

Es un deseo natural e incontrolable, otra cosa (muy diferente) es que vaya más allá

¿Se puede estar enamorado, o simplemente querer estar con tu pareja, pero fijarte y sentir atracción también por otras personas? Pues claro. Aunque las novelas románticas no lo cuenten, es un sentimiento completamente normal y que, por supuesto, no pone en duda (a no ser que vaya más allá, obviamente) nuestro amor, ni quiere decir que la relación no vaya bien. Recogemos algunos de los consejos de la revista GQ y os contamos por qué es completamente natural y donde están los límites.

Los límites entre el deseo y los hechos

Antes que nada, los expertos apuntan que el hecho de sentir atracción es algo irracional, pero que no tiene nada que ver con el acabar teniendo sexo o una relación romántica con esta persona. “Sentir atracción por alguien está muy ligado a la química, y, por lo tanto, es algo que no está dentro de nuestro control. Ni nos atraen ni nos gustan las personas que queremos, nos atrae alguien a quien no hemos elegido. Otra cosa es tener una relación y que durante todo el tiempo nos estén atrayendo sexualmente otras personas, pero si partimos de que esto no es algo asiduo, y de que no lo controlamos, no resta el amor que sentimos hacia nuestra pareja”, asegura Elena Requena, sexóloga y asesora de parejas. En este sentido, los expertos apuntan que debemos aceptar esta premisa y dejar atrás los pensamientos que tenemos asumidos sobre el deseo sexual y su represión. Se tiene que aceptar y, si lo crees conveniente, hablar con tu pareja. Se puede llegar a un acuerdo incluso de mantener una relación abierta, con todas las variantes y normas que queráis. En cualquier caso, se debe aceptar el deseo sexual hacia otras personas como una cosa natural. Otro asunto es cuando esto va más allá si la relación no es abierta y así lo habéis hablado. Esto son cuernos de manual y no tiene nada que ver, ya que el deseo no se controla, pero si nuestros hechos y actitudes.

Los celos

Aunque se tenga asumido, uno de los problemas constantes con la pareja son los celos. Suelen salir cuando vemos que nuestra relación y nuestra estabilidad emocional está en peligro y se puede ir al garete. Por esto, cuando intuimos que nuestra pareja se siente atraída por otra persona, nos puede asaltar este sentimiento. En este caso, los expertos en psicología recuerdan que el hecho que nuestra pareja se fije en otras personas no quiere decir que nos quiere menos y, por lo tanto, esté en peligro la relación. “Sigue siendo nuestra pareja, y es nuestra pareja porque cada día elige seguir viviendo y compartiendo con nosotros”, concluye Leticia Galeón, de Amparo Calandín Psicólogos.