Todo lo que querías saber sobre el aborto y te daba miedo preguntar

Tengo 31 años. Justo los mismos años que la primera ley del aborto en España. Hasta 1985, la interrupción voluntaria del embarazo fue delito -salvo un breve espacio de tiempo durante la II República en Cataluña-. Atrás quedan esos años en los que las mujeres que disponían de recursos suficientes viajaban a Londres para abortar a escondidas de familiares y conocidos. En un silencio sepulcral, con miedo y desconocimiento, hacían la maleta de fin de semana para volver un poco más vacías. Años en los que se practicaban abortos en cuchitriles clandestinos e insalubres que ponían en peligro la vida de las madres. 

Desde entonces, se ha luchado por conseguir el acceso al aborto, despenalizarlo y normalizarlo moralmente. Aún así, el aborto es, todavía, un tema tabú, algo que no se suele contar con normalidad ni de lo que sentirse orgullosa. Sigue siendo, en definitiva, un debate abierto. Y aún hay muchas dudas que no nos atrevemos a resolver en voz alta. 

Hablemos de leyes

¿Es legal el aborto en España?

En España es legal abortar dentro de las primeras catorce semanas de gestación, siempre que la mujer embarazada así lo desee. Además, se puede interrumpir el embarazo hasta las veintidós semanas en caso de que exista, según la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, "un grave riesgo para la vida o la salud de la embarazada", o "riesgo de graves anomalías en el feto".

Por último, si se detectan "anomalías fetales incompatibles con la vida" o "enfermedades graves e incurables" en el feto, se podrá abortar sin límite de plazo, siempre que un comité clínico lo confirme.

¿Y si soy menor?

Hasta hace poco, la edad legal para abortar empezaba a los 16 años. Las mujeres embarazadas de 16 y 17 años podían interrumpir voluntariamente su embarazo aunque para ello debían informar de su decisión, al menos, a uno de los representantes legales (padre, madre o tutor).

Pero, y este pero es importante, se podía omitir este paso siempre que la menor alegara “que esto le provocará un conflicto grave, manifestado en el peligro cierto de violencia intrafamiliar, amenazas, coacciones, malos tratos, o se produzca una situación de desarraigo o desamparo”.

En septiembre de 2015 se hizo una polémica modificación de esta ley rectificando el régimen de consentimiento de las menores para interrumpir el embarazo y, desde entonces, es necesario el consentimiento firmado de los padres. Ahora “será preciso, además de su manifestación de voluntad, el consentimiento expreso de sus representantes legales”.

Antes de abortar

¿Qué metodos hay?

Depende, sobre todo, del historial médico de cada paciente y de las semanas de gestación, pero, por lo general, se practican dos métodos. Se puede recurrir a la 'aspiración uterina', un procedimiento que, mediante la dilatación cervical, absorbe el contenido del útero con bomba de succión. Tras lo cual se puede hacer un legrado o raspado uterino para extraer el tejido restante de las paredes del útero.

Si todo esto te suena demasiado gore, también está el método farmacológico, que facilita la expulsión suministrando medicamentos. Generalmente, se puede escoger tomar este medicamento hasta 70 días (10 semanas) después del primer día del último periodo menstrual. Cuanto antes se tome esta opción más eficaz será el tratamiento. En caso de acercarse mucho al límite de las 10 semanas, el aborto puede quedar incompleto y dejar restos del embarazo en el útero, provocar infecciones e, incluso, un embarazo ectópico. 

¿Me dolerá?

Depende del método y de cada mujer. Lo que sí te decimos es que, cuando acabes, seguramente no te sentirás como para tirar cohetes, aunque la recuperación física suele ser más o menos rápida. La mayoría lo describe como una regla molesta, con calambres y dolores abdominales. Pero la anestesia y el tratamiento posterior con analgésicos son mano de santo.

¿Qué riesgos hay?

Hay que tener en cuenta que el aborto es una de las intervenciones quirúrgicas más frecuentes en España (es el tercer país de la Unión Europea con más interrupciones voluntarias de embarazos). Sin embargo, no deja de ser una operación y, como tal, puede tener riesgos asociados, como infecciones o sangrados o problemas derivados de la anestesia.

Con el aborto farmacológico puedes notar desde contracciones intensas, hemorragias, calambres uterinos, dolor abdominal y trastornos digestivos como naúseas, vómitos o diarrea.

El aborto por aspiración puede causar, si se complica, trauma de cérvix, infección, peritonitis, endometritis, laceración o perforación del útero, trauma renal, inflamación de la pelvis, hemorragias y trombosis.

Por otro lado, es muy importante que sepas que te enfrentas a un proceso que puede resultar psicológicamente traumático para algunas mujeres por motivos sociales y morales. 

aborto sumario codigo nuevo

Si solo es una pastilla, ¿no la puedo comprar en la farmacia?

La píldora abortiva (Mifepristona o RU-486) sólo se suministra en hospitales y clínicas acreditadas para la interrupción voluntaria del embarazo. No la encontrarás en farmacias, ya que tiene que tomarse bajo supervisión médica.

¿Cuánto tiempo tengo que estar en la clínica? ¿Me tienen que ingresar?

La estancia media en la clínica es de una a dos horas, si el embarazo está dentro de las primeras 14 semanas. A partir de las 14 semanas, el tiempo de hospitalización será algo mayor, pero nunca estarás más de un día en la clínica.

Y después del aborto, ¿qué?

¿Puedo quedarme de nuevo embarazada?

Si no tomas medidas anticonceptivas, puedes quedarte embarazada a partir de los 15-20 días de la intervención.

Si aborto más de una vez, ¿puedo quedarme estéril?

No hay riesgo de esterilidad por abortar más de una vez, salvo que haya alguna complicación grave durante la intervención.

¿Puede enterarse alguien de que he abortado?, ¿Lo notará mi médico?

La Ley de Protección de Datos obliga a todos los centros acreditados a preservar tu confidencialidad e intimidad. Tampoco tienes por qué comentárselo a tu médico de cabecera, y quédate tranquila porque, mediante una exploración, tu ginecólogo no sabrá que has abortado. La única excepción es si te realizas un test de gestación: la hormona del embarazo suele mantenerse en el cuerpo de la mujer unas dos semanas, por lo que puede dar un falso positivo.

Tienes todo el derecho a hacer preservar tu intimidad. De todos modos, al ser una decisión que tomas racional y libremente nadie debería escoger por ti ni tener nada que objetar.

Después de abortar, ¿cuándo me bajará la regla?

Entre 25-50 días después del aborto.

¿Puedo tener relaciones sexuales con penetración después de practicarme un aborto?

Pues claro, pero es recomendable esperar unos 15 días para volver a tener relaciones sexuales con penetración para evitar infecciones.

¿Podré hacer vida normal al día siguiente?

Eso es algo que suele depender de cada mujer. Cuantas menos semanas de gestación, la intervención es más rápida y seguramente notarás menos molestias después. Tu médico te dirá si puedes ir a trabajar al día siguiente. Pero no te asustes, la recuperación es fácil: no hacer deporte en los siguientes días, ni usar tampones, tomar analgésicos para el dolor en los casos recomendados y hacerse una revisión ginecológica a los 15 días para comprobar que todo esté bien.

Crédito de la imagen: Sara Lorusso