Hemos Probado El Coreorgasmo: El Entrenamiento Que Te Lleva (Dicen) Directo Al Clímax

Parece que el mundo de la sexualidad avanza tan rápido como el de la tecnología y cada día aparecen conceptos nuevos y palabras que nunca hemos escuchado, pero que, al fin y al cabo, etiquetan algo que no sabíamos cómo expresar. Eso pasa con el 'coreorgasmo'. Una nueva técnica que salvará tus días de sufrimiento entrenando y que hará que en 2017 vayas, por fin, al gimnasio. Sí, ya sabemos que apuntado llevas desde 2009. Ahora ya no hay excusa.

¿Qué es el coreorgasmo?

El coreorgasmo es una sensación placentera - alias orgasmo - que podemos experimentar, tanto mujeres como hombres, cuando realizamos ciertas actividades físicas. Es un cosquilleo muy suave, como si fuese el inicio de un orgasmo pero sin que llegue a culminar. Se provoca realizando abdominales o en prácticas como el ciclismo y el yoga. Pero lo más importante es que trabajemos el bajo abdomen, aunque todavía no se conocen los músculos que lo provocan. ¿Y quién está detrás de todo esto? La doctora Debby Herbenick, quien ha pasado 5 años investigando ese 10% de la población capaz de tener orgasmos mientras práctica ejercicio. En su libro Coreorgasm Workout, explica este fenómeno y los ejercicios que pueden ayudarnos a conseguirlo. Según muchas mujeres, la clave para conseguirlo es llegar a estar muy fatigada, realizando 20 minutos de cardio y seguidamente hacer abdominales sin que haya descanso de por medio.

Todas podemos experimentarlo

Según Debby, todas las mujeres podemos experimentar el coreorgasmo, sin importar la edad ni la condición física. Aunque aquellas que tengan menos fondo físico y se agoten con más rapideza, tienen muchas más posibilidades de llegar al coreorgasmo que las que practican deporte de forma cotidiana. La idea es llegar a un estado de fatiga y eso será más fácil si nunca has pisado un gimnasio - alguna ventaja tendría que tener, ¿no?-.

En su estudio, 2/3 de las mujeres llegaron al coreorgasmo en menos de 10 sesiones. Aunque por parte de la doctora no quiere que nos obsesionemos con este tema, siempre es algo digno de tener presente. ¿Orgasmos mientras te ejercitas? Esto tengo que probarlo.

Sigue intentándolo

Como cuando te sale esa maldita frase en la tapa de un Cornetto, mi vida estos últimos días ha sido una rutina de ejercicios sin orgasmos. Sí, no he experimentado ningún orgasmo como tal. También debo añadir que no me he esforzado como haría falta, pero sí que he practicado ciertas rutinas de ejercicio que iba viendo en Youtube. Y nada. En alguna ocasión, he sentido cierto placer en mi vulva, pero supongo que era una excitación más bien provocada por la activación del riego sanguíneo en todo mi cuerpo. Además, el sudor y la calentura mental de pensar que en cualquier momento podría llegar al orgasmo en público, hicieron que mi cachondez subiese considerablemente. Pero ni con esas. De momento llevo 2 sesiones, y dicen que a la tercera va la vencida, ¿verdad?

Sin duda, en mis propósitos para el año que viene, estará incluido el coreorgasmo junto con la necesidad de realizar más ejercicio. Aunque el orden de prioridades, puede variar a lo largo del año, ya sabes.