La petite mort y el misterioso universo del orgasmo femenino

Del orgasmo femenino nunca sabremos lo suficiente porque es infinito. Es un placer sin límites que experimentas cuando lo mental y lo físico se suman en un único objetivo: la explosión de tu cuerpo entero abandonado deliberadamente y detonado en millones de partículas que bullen dentro de ti. Cierra los ojos, deja la mente en blanco y siente cada centímetro de tu cuerpo. Deja que tu piel se ponga en guardia porque vamos a estremecernos de gusto y a desbordar de excitación mientras morimos por unos instantes de placer.

Al alcanzar el orgasmo, algunas mujeres pierden la conciencia durante unos segundos: es lo que se conoce como Petite Mort o Pequeña Muerte. Es entregarte a la más bella agonía sintiendo que vas a explotar mientras flotas perdiendo la noción del tiempo.

sexo vida pasión muerte dulce código nuevo

O al menos así lo describen aquellas que han alcanzado la pérdida del estado de conciencia, un desvanecimiento orgásmico que experimentan algunas afortunadas cuando practican sexo. Ha sido denominada también como muerte dulce pero aún somos muchas (y muchos) los que no sabemos nada sobre esta maravilla de la naturaleza. El coito consentido es algo de por sí bello e indescriptible que constituye una de las facetas más importantes de una relación.

El orgasmo femenino puede extenderse más de 30 segundos y en ocasiones alcanzar hasta un minuto, aumentando la presión arterial y la frecuencia cardíaca. Es una sensación tan fuerte que produce un esfuerzo de tal magnitud que inevitablemente te lleva a perder la consciencia. Los especialistas afirman que el desvanecimiento post-orgásmico en realidad se debe a una serie de cambios respiratorios particularmente fuertes que actúan contrayendo la aorta. Como consecuencia de esto, ocurre una hiperventilación (exceso de oxígeno en sangre) y tiene lugar una pequeñísima isquemia (falta de riego sanguíneo al cerebro).

En 2005, una investigación de la Universidad de Holanda reveló que el cerebro de las mujeres necesita desactivar zonas cerebrales asociadas al estrés, la ansiedad y el miedo para poder lograr el placer sexual. Confirmando que las mujeres requieren más desinhibición que los hombres para escapar a las obligaciones y tener un orgasmo. Mediante un escaner, al que se expusieron 13 mujeres y 11 hombres mientras experimentaban el clímax, se reveló que durante el orgasmo, las mujeres bloqueaban ciertas zonas del cerebro. Concluyendo en que la mujer genera un desgaste espiritual tras el cual viene un momento para la melancolía o la trascendencia.

sexo vida pasión muerte dulce código nuevo

El orgasmo es una intensa bomba que parte del clítoris hasta el estómago para después seguir sintiendo que algo late dentro de tu pelvis. Dicen que después de esa sensación, sientes algo más profundo, algo que te deja vulnerable e inconexa. Deja que las 8 mil terminaciones nerviosas que tenemos te hagan hiperventilar mientras te conviertes en una diosa con el poder supremo de vivir esa sensación de muerte justo en la curva ascendente de tu experiencia sexual. Es una emoción de placer interminable.