Personas con Badoo responden a los que dicen que nunca se harían Badoo

Prejuicios. Nadie está libre de ellos. Todos nos creemos muy liberales y muy abiertos hasta que llega el momento en el que alguien suelta la frase:

Pues yo estoy en una app para ligar.

En ese momento, hablan los expertos. Los que lo saben todo, los del ‘yo nunca’, los filósofos de las relaciones que matizan y explican que en esos lugares los vínculos son menos fuertes, que las relaciones son más débiles o que para ligar hay que volver a los bares.

‘Es que se está perdiendo la magia’.

‘Es que ahora la gente solo busca sexo’.

‘Es que en esos sitios todo el mundo está desesperado’.

De ese terrible juicio no se salva nadie.

Seguro que conoces a alguien así, o incluso puede que tú seas uno de ellos. No pasa nada, no te juzgo. Nos han enseñado que el amor sucede de forma aleatoria y por eso, cuando parece que eres tú el que lo buscas, el mito del amor romántico se va por el retrete. Y por mucho que nos cuenten que las aplicaciones de ligue son un canal de exposición al mundo en el que se puede conocer gente de una forma tan natural como ir a comprar el pan en pijama,  todavía algunos se muestran escépticos y les cuesta naturalizar este proceso.

Pero como no queremos que parezca que es algo que solo decimos nosotros, hemos salido a buscar a usuarios de Badoo para que respondan a las barreras más típicas de la gente que nunca se haría una cuenta en BadooHa sido fácil, y más teniendo cuenta que es la dating app más grande del mundo y que España es una de los mercados más fuertes de esta app.

Vamos allá.

‘Las relaciones virtuales duran menos’.

Jon, 33 años. “Siempre me negué a estar en una aplicación para ligar. Simplemente me parecía una estupidez. Mis amigos me acabaron convenciendo y  después de tener varias citas con algunas chicas, conocí a Vero. Quedábamos para hacer planes juntos y después de dos años de relación nos casamos en verano de 2017.

Sí, en Badoo las relaciones pueden ser más duraderas. Según un estudio de la Universidad de Chicago, mientras el 8% de las parejas que iniciaron su relación fuera de internet se había separado, el porcentaje de parejas separadas que se conocieron en internet era de un 6%.

‘No es lo mismo ligar en Badoo que ligar en los bares.’

Marc, 28 años. “A todos nos gusta ligar en los bares pero Badoo es mucho más económico y el gasto de tiempo es mucho menor. Además da menos miedo hablar a alguien por la aplicación que a la cara. Por lo menos así, cuando ya te encuentras con la persona sabes algo más sobre ella.”

¿Qué es lo que nos lleva a pensar que un bar es una opción mejor para conocer gente? Probablemente esto se deba al componente azar, que es mucho más romántico y más vistoso que decir abiertamente que eres tú quien busca el amor en lugar de dejar que sea ese amor el que te cace a ti. Puede que en ese vaivén de conocer gente a través de un app creas que se esfuma eso del contacto humano, las maripositas en el estómago, las miraditas...  pero en realidad, si lo analizas, es una forma de realizar una criba mucho más rápida y cómoda. Por lo tanto, lo romántico de conocer a alguien tomando un café no es que se pierda, sino que simplemente, se pospone.

‘Ahí la gente solo busca sexo’.

Mery, 25 años. ‘Desde que me hice Badoo la mayoría de las veces no me han pedido sexo explícitamente y jamás he tenido sexo de primeras si no he sido yo expresamente la que ha dado pie a ello. Sí, me he encontrado con personas que solo buscaban sexo, pero han sido la minoría.’

SimpleTexting, un servicio de mercadeo por SMS, analizó los hábitos de las aplicaciones de citas para descubrir qué busca la gente en ellas. Según los resultados analizados, solo el 22% de los hombres y cerca del 15% de las mujeres buscan una relación casual. Por lo contrario prácticamente el 40% de los hombres y cerca del 45% de las mujeres buscan una relación de larga duración.

Sí, siempre habrá gente que busque solo sexo y en ningún caso esto es negativo. Lo importante aquí es mostrar que entre gente que busca amistades, relaciones serias o simplemente divertirse y conocer gente, no es más una minoría la que utiliza esta aplicación solo para tener sexo. En la vida real, ahí fuera, sucede lo mismo. No hay tantas diferencias.

‘Da vergüenza explicárselo a la gente’

Amaia. 19 años. ‘Al principio me daba vergüenza porque pensaba que me iban a decir cualquier cosa, pero luego hablando con la gente observé que todo el mundo lo utilizaba. ¿Por qué nos da vergüenza decirlo si mucha gente lo utiliza?

Volvemos a lo de antes. Al mito de amor romántico. A las escenas de película, a la escena donde se encuentran fortuitamente y se enamoran, a Richard Gere trepando por la ventana de Julia Roberts.

La realidad, en pleno siglo XXI, es distinta. Hemos  evolucionado y la forma de relacionarnos y ligar, ha migrado.

Antes no se disponían de estas herramientas y no imaginábamos construir relaciones más allá de las discotecas, las zonas de fiesta, los círculos de amigos o las calles. Lo que conocemos como ligar se reducía a un encuentro fortuito en el que, si por ambas partes había atracción, desembocaba en cuatro besos. Esperábamos que el amor viniera hacia nosotros y ahora hemos decidido que somos nosotros quienes salimos a buscarlo.

¿Hay algo malo en esto? Efectivamente, nada. Al final se trata de entender este cambio de concepción. ¿Por qué iba a tener que avergonzarme de conocer gente, sea cual sea la manera en la que yo he decidido hacerlo?

En serio, pasemos página. Dejemos de negativizar el uso de las apps de ligue y salgamos a buscar lo que estamos buscando.

Encontrar sexo en Badoo es posible.

Hacer amigos en Badoo es posible.

Y sí, encontrar el amor también es posible.

Da el paso y díselo a todo el mundo. Y si encuentras a alguien, nos lo cuentas.