Lo Que Permitas Los Primeros 100 Días De Convivencia Marcará Tu Relación Para Siempre

Seamos sinceros, los calcetines en el suelo después de una noche salvaje tienen su encanto la primera vez, pero después de 100 (o más) noches no hace ninguna ilusión encontrarlos. El problema es que si al principio no tenemos ciertos hábitos en la relación, será difícil realizar cambios más tarde. Por supuesto que es posible, pero costará mucho más. Así que cuando creáis que ha llegado el momento de dar el paso e ir a compartir la dolorosa factura de la luz, aseguraos de no asentar comportamientos que puedan llegar a dinamitar lo vuestro.

Relaciones corcho -vs- relaciones plomo

Antiguamente, las abuelas y las suegras solían diferenciar a las novias plomo de las novias corcho. En realidad, esto sirve para ellas y para ellos. Hay personas que te hunden como el plomo, y hay relaciones que son como el corcho, que hacen que tiendas hacia arriba, que lo hacen todo fácil y ligero. Normalmente se puede ver en seguida qué tipo de relación tienes durante los primeros días, pero puede que no te des cuenta de cuánto te está afectando hasta que decides convivir plenamente con tu pareja. ¿Lo único que estudias últimamente es su anatomía? ¿Has dejado de llamar a tus amigos y de dedicar tiempo a tu trabajo o a tus aficiones?

Es lógico que al principio todo sea tan intenso que perdamos el hambre y las ganas de cualquier otra cosa. Pero parte del éxito de la relación y de las expectativas de futuro que tenga depende de si somos capaces de integrarla en nuestra vida real y no perdemos el control al cien por cien.

Además, normalmente puede pasar que uno de los dos ponga toda la carne en el asador, y el otro no se involucre tanto. Por ejemplo, ¿es una relación basada en el principio de ganar-ganar o siempre está descompensado lo que das y lo que recibes? ¿De qué temas se discute? ¿Es muy frecuente chocar?

¿Qué dice la Ciencia?

Según un estudio realizado por expertos de la Universidad de Ohio que duró varias décadas, uno de los aspectos más estables en una relación es el nivel de discusiones, la forma de afrontarlas y los temas que se tratan.

Si durante los 100 primeros días no acaban nunca los conflictos, lo más seguro es que el resto de la relación siga así.

Según Claire Kamp, una de las autoras de la investigación, "si una relación no va a resultar, lo más probable es que ello se manifieste en esta etapa". Es decir, en los 100 primeros días sabrás si Cupido acertó con su flecha.

¿Discutes por temas de política, de diferencias de gustos o de hábitos de convivencia? Lo que no resolváis al inicio, es probable que sea un lastre el resto de la relación. No te asustes; Eso no quita que pueda ser una vida en pareja fantástica, ¿pero hasta qué punto toleramos? Si aún estás a tiempo, aprovecha para poner unos buenos cimientos en la casa.

¿Cómo superar la prueba de fuego de los primeros 100 días?

El experto en parejas John Gottman recomienda esta fórmula para discutir menos y mejor con la pareja: no os centréis tanto en el problema, sino sobre todo en expresar y entender las emociones de uno y de otro.

Es importante sentar las bases de la convivencia los primeros meses con tu pareja. Definir los valores, las prioridades, aquello que es innegociable y lo que es flexible. También será en esta etapa cuando se definan los roles. ¿Eres sumiso o dominante? ¿Quién lleva los pantalones?

Te animamos a que no caigas en roles de dominación. Intenta crear una relación democrática, horizontal, donde ambos tengáis opinión y respeto por la del otro. Así funcionan los equipos: todos aportan algo y se enriquecen mutuamente. Esta es la diferencia entre la posesión y la pertenencia.

Será en esos primeros 100 días cuando podrás filtrar a la persona perfecta para ti, a alguien que sea como un corcho, que no te pese, que te ayude a volar más alto y haga brillar tus talentos y tu felicidad al máximo.