¿Pareja ahora? Qué pereza...

Es la pregunta recurrente en las cenas con mis amigos: "Entonces, ¿no has conocido a nadie?". La respuesta es concisa y viene acompañada por un trago de cerveza, pero el asunto se complica cuando es una 'cena de parejas' y claro, tienes que ir porque es eso o casi no ves a tus amigos. "Ay, ¿cuándo vas a traer una novia al grupo?". La cosa no queda ahí, porque se acerca el domingo y llega la comida familiar. Encima me he levantado con una resaca terrible, anoche ligué, repito ropa y me ha tocado ir corriendo a casa de mis padres. La primera en la frente, mi tío se arranca: "¿Tú sigues sin pareja, no?". Resoplas, pones tu mejor sonrisa y contestas; "Pues sí tío, sigo sin novia". Joder, qué pereza todo, en serio. 

Lo cierto es que los días con resaca es cuando más suelo reflexionar sobre la vida, le doy vueltas a todo y creo que llevo una existencia de mierda, que debería centrarme, cambiar de profesión con un curso de CCC y conseguir pareja. Por suerte la resaca se marcha y vuelvo a meditar, concluyendo que todo eso me apetece menos que ver El Hormiguero y tengo motivos para estar convencido de ello.

Libertad Sumario Codigo Nuevo
Ahora mismo prefiero estar soltero por la libertad que eso supone, para hacer lo que quiera sin depender de otra persona, ni rendir cuentas a nadie de lo que hago. Me gusta saber que puedo actuar sin tener que ofrecer explicaciones o preocuparme de cómo va a reaccionar la otra persona. Aunque a veces no lo parezca, tener pareja es un condicionante tremendo a la hora de tomar decisiones, desde las aparentemente menos trascendentales a las más decisivas, como elegir tus planes para un fin de semana o aceptar un trabajo que podría cambiar la dichosa rutina.

Desde que entré en el mundo de la soltería he podido experimentar, viajar, disfrutar de mi libertad y hacer todo aquello que no podía realizar en mi vida en pareja, por el motivo que fuese. No por culpa de mi pareja, sino porque cuando uno está enamorado, piensa que ya tendrá tiempo para hacer todo eso, pero que no es ese. He ido evolucionando conmigo mismo, realizando un viaje introspectivo que camina sobre mi autodescubrimiento y, sin duda, estoy regocijándome en este proceso de construcción de mi propia visión de la realidad del mundo.

Propio Mundo Sumario Codigo Nuevo
Otro punto de la soltería es que puedes follar con quien quieras sin hacer daño a nadie(dejando a parte las relaciones abiertas, poliamorosas o variantes). Pero bueno, la fidelidad es otro tema, porque todos echamos de menos ciertos momentos de la vida en pareja, aunque también hay una parte genial en quedar con amigos de verdad para ir al cine, tomar unas cervezas o salir de fiesta. Gente con la que puedes compartir tus penas y te entiendes con solo una mirada, sin necesidad de implicaciones sexuales. Eso ya lo tenemos con otras personas, o no.

Por supuesto hablo desde la experiencia de haber sido feliz junto a otra persona, de haber conocido a uno de los grandes amores que me ha regalado la vida. Pero también hablo de las complicaciones, desde el recuerdo de cómo las cosas no funcionaban y alargar esa relación, por el hecho de no quedarme solo, hubiera sido un suplicio. Odio a las personas que no saben estar solas. Respeto sus decisiones, cada uno hace lo que quiere, pero es muy triste pensar que solo se puede ser feliz junto a otra persona y seguir con alguien por miedo a la soledad. Es un temor previo, un pánico a no vivir una situación que no conoces. Absurdo.

Follar Sumario Codigo Nuevo

Por eso creo en mi forma de pensar y remito a la pereza cuando alguien pregunta por esa pareja que no tengo. ¿En el futuro? Pues claro, tal vez, no me he cerrado ninguna puerta. Simplemente ahora no me apetece, todo me resulta tedioso hasta que aparezca alguien que borre mi hastío. Y ese condicionante de las decisiones, ha conseguido que mi relación conmigo mismo haya cambiado. Por fin puedo afirmar que sé quien soy y lo que quiero, llegando a una conclusión: a día de hoy, pensar en una relación solo me produce una gran desidia, al de nivel madrugar un lunes.

De hecho, tampoco me preocupa la presión social, porque si fuese así ya me habría convertido en premium de todas las apps para conocer gente, tendría una torre de libros de autoayuda y hubiera buscado esos test de la SuperPOP para encontrar a mi media naranja. ¿Que igual me muero solo y sin pareja? Puede ser, pero voy a tener una colección de pelis y vinilos que flipas para disfrutar junto a mis gatos.