Tu pareja no está para darte la razón en todo

Aunque probablemente tenga la intención de apoyarte, este comportamiento puede convertirse en algo tóxico

Te acabas de pelear con unx de tus compañerxs de trabajo o has tenido un encontronazo con alguno de tus familiares. Necesitas descargar esa ira que crece en tu interior y, cómo no, que alguien se ponga de tu parte y empatice con tus emociones. Sientes que estás en posesión de la razón, así que coges el teléfono o esperas hasta llegar a tu casa o ver a tu pareja para contarle lo que ha ocurrido, ¿quién mejor que una de las personas que más te quiere para comprenderte y apoyar tu postura? 

Resultado de imagen de you're wrong gif

A partir de este punto pueden ocurrir dos reacciones. Por un lado, que tu pareja te diga que tienes razón, que la otra parte de la discusión estaba equivocada y que tienes todo el derecho a estar enfadadx. Y por otro puede decirte que, quizás, deberías tomar una perspectiva distinta y mirar el conflicto objetivamente porque de esta manera entenderías los motivos por el que la otra parte de la discusión no iba tan desencaminada. Vamos, que se posicionaría en un punto neutro para hacerte entender que no tienes toda la razón que crees tener. ¿Cuál de estas respuestas preferirías? ¿Quieres que tu pareja te apoye ciegamente o que sea capaz de tener un punto de vista objetivo?

La mayor parte de las personas optarían por elegir que su pareja las apoye. Quizás no de primeras, en un momento frío, pero sí en mitad del caos o la rabia que puede generar una discusión con terceras personas. Todxs necesitamos que nos entiendan, nos apoyen y validen nuestro punto de vista pero si lo hacen de forma incondicional estarían adoptando un comportamiento tóxico, así lo explica un estudio reciente que se ha encargado de observar las repercusiones de esta dinámica.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

En momentos de dolor, hagamos piña. Foto: @mattelsa

Una publicación compartida de Código Nuevo (@codigonuevo) el

Los investigadores se refieren a esta capacidad de mostrar apoyo incondicional como una capacidad de respuesta interpersonal, la cual consideran un ingrediente clave en las relaciones sólidas. Pero siempre de una manera equilibrada ya que la empatía descontrolada y ciega no siempre es positiva, especialmente para los conflictos con terceras personas que estén fuera de la relaciónCuando discutimos con alguien, tendemos a minimizar nuestra propia contribución a la disputa y exageramos sobre lo que hizo mal nuestro adversario. Si en este contexto nuestra pareja nos apoya ciegamente estará también apoyando que ese conflicto no se resuelva, lo cual a la larga nos podría hacer adoptar un comportamiento que puede dañar la misma relación sentimental. Además, no nos ayuda a ser autocríticos y evolucionar.

En definitiva, las respuestas de calma y de validación no siempre deberían formar parte de nuestros intereses a largo plazo. No es una ventaja que nuestra pareja priorice hacernos sentir bien, lo ideal sería que nos ayude a luchar adecuadamente con los problemas difíciles de la vida desde una perspectiva racional e imparcial. Es cierto que también es positivo mostrar un poco de empatía al principio y dar el espacio para que la pareja se desahogue pero, después, es necesario hacer entender que en un mismo conflicto ambas partes tienen algo de culpa y que obtener perspectivas diferentes es lo ideal.