El motivo por el que los científicos creen que el sexo te hace más feliz que el dinero

Es la típica pregunta del millón, un debate en el que los ‘cuñados’ de todo el país siempre tienen una respuesta preparada pero que, en realidad, nadie tiene realmente claro porque solamente unos pocos elegidos tienen las dos cosas: sexo y dinero. Quizás, ni siquiera estos lo tengan del todo claro a juzgar por lo promiscuos que son nuestros famosetes y a su tendencia casi natural a liarse entre ellos y quemar pasta como si no hubiese un mañana.

El caso es que un estudio publicado por la revista Social Psychological and Personality Science se propuso demostrar que el dinero hace a las personas más felices por encima del dinero. Para ello, echaron mano de la investigación realizada por la Universidad de Toronto Mississauga (Canadá) que, entre 1989 y 2012, recopiló la frecuencia sexual de 30.000 personas, 11.825 hombres y 14.225 mujeres, llegando a la conclusión de que el sexo bien llevado nos aporta más felicidad que el dinero.

Resultado de imagen de money sex gif

En concreto, los científicos descubrieron que mantener relaciones sexuales con tu pareja una media de una vez por semana, ni más ni menos, ofrecía un nivel de felicidad realmente elevado. De hecho, aquellas parejas que mantenían una frecuencia inferior solían desembocar en el estrés o la infidelidad mientras que aquellas que tenían sexo más de dos o tres veces a la semana no tenían un aumento significativo en sus niveles de felicidad.

Paralelamente, un estudio sobre 138 hombres y 197 mujeres en relaciones estables y con una frecuencia sexual de un polvo a la semana (el número perfecto) reveló que aquellos que ganaban entre 15.000 y 25.000 dólares al año eran más felices que quienes obtenían entre los 50.000 y 75.000 dólares anuales. “La gente suele pensar que cuanto más dinero y más sexo tienen más felices serán. Sin embargo, esto solo es verdad hasta cierto punto”, apuntó la responsable de la investigación Amy Muise.

Por tanto, la felicidad máxima estaba en conseguir el dinero suficiente como para mantener un nivel de vida cómodo y tener las relaciones sexuales necesarias como para mantener el fuego encendido. Puestos a elegir entre sexo y dinero, el segundo siempre tendrá su importancia pero el primero parece ser la clave de todo.