Manual para iniciarse en el BDSM sin miedo y con total seguridad

A raíz del auge de las 50 Sombras de Grey, el BDSM —siglas agrupadas de Bondage y Disciplina; Dominación y Sumisión; Sadismo y Masoquismo— se ha hecho mucho más conocido a nivel social y, en la actualidad, son muchas las mujeres y hombres que se mueren por sentir en su propia piel lo que puede ofrecer esta práctica. Pero, como todas las modas, en ocasiones se hace mal y rápido, llegando a decepcionar a la persona o, peor aún, a provocarle graves secuelas físicas y psicológicas.

En primer lugar, debemos tener en cuenta que el BDSM es una práctica de intensidad y de límites. Por ello, puede ofrecer las mejores sensaciones del mundo pero también las peores, si no sabes cómo gestionarlo y cómo adentrarte en este mundillo de una manera sana, segura y progresiva. En Código Nuevo queremos abrirte la puerta a este paraíso inexplorado de la mano de Canela Anahí, educadora sexual para adultos y dómina. ¿Te atreves?

¿Hasta qué punto te quieres implicar?

Según Canela, "el BDSM se puede vivir desde diferentes aspectos. El primero, es un aditivo a la sexualidad convencional donde hay dominación física, dolor y órdenes. Incluso puede existir un poco de humillación. Por otro lado, tenemos una parte que sería la vivencia solo a través de las prácticas. En ese aspecto es importante que cuando se haga la práctica se conozcan los límites de cada uno y que la otra persona te genere mucha confianza. Y por último, podríamos vivirlo a través de la filosofía del BDSM".

Es en este punto en el que la experta establece los primeros límites a la hora de sumergirse en universo del BDSM: "Aquí no es solo bondage, sadismo/masoquismo. Sino que nos basamos en el D/S, es decir, relaciones de dominación/sumisión. Nos centramos directamente en la raíz de la relación. Y debemos ser conscientes de los límites de cada uno. Vivirlo desde el placer, desde la intensidad y siempre que no esté por encima de tus posibilidades físicas y psicológicas. Para eso, se necesita mucha confianza y mucha empatía".

En resumen, podemos tener experiencias dentro de esta práctica no convencional a través de pequeños detalles que incluyamos en nuestra sexualidad (azotes, órdenes, spitting, etc), a través de únicamente las prácticas con otra persona o viviendo la filosofía del BDSM, llegando a modificar nuestro estilo de vida y nuestras relaciones.

Cuidado con los maltratadores

El BDSM es el sitio ideal para los maltratadores, ya que pueden camuflarse a la perfección y aprovecharse de aquellas personas que no conozcan las relaciones dentro de este mundillo. Son muchas las chicas que han acabado con problemas psicológicos por tener una relación sexual con alguien que que iba de 'dominante'. Y sí, aquí podemos incluir al señor Grey. Pero, ¿cómo podemos diferenciar a un maltratador? Y, que conste, hablo en términos masculinos porque el hombre heterosexual es el que predomina en este perfil. Pero aquí se incluyen las mujeres dóminas y los hombres homosexuales.

"La mayoría de dominantes, son personas que no saben qué hacer con alguien con total seguridad. Si te quieres sumergir de forma completa en el BDSM y quieres buscar a una persona que te permita experimentar, deberías huir de todos aquellos que creen que la dominación es mandar u obligar; o de todas las frases estilo: ‘Si quieres ser mi sumisa no puedes hacer nada si yo no te lo digo’, ‘no puedes acostarte con nadie y solo puedes hablar conmigo’. Eso, es maltrato", afirma Canela. "Si te limita y te pide una obediencia desde el principio, es que no sabe hacer BDSM. Si no te pregunta sobre tus límites, huye. Un dominante no puede hacer nada si no tienen los límites de la otra persona", añade.

La importancia del after care

Si por el contrario, eres una persona dominante que busca sumiso, debes tener cuidado con las personas obsesivas. "Hay muchos sumisos, sobre todo masculinos, que son muy obsesivos y quieren una constante atención. Esa persona no está preparada para una sumisión. En el caso de sumisas, también se percibe esa inseguridad a través del victimismo", asegura nuestra educadora sexual.

Lo que sucede tras una sesión de BDSM es mágico. O debería serlo. Es algo conocido como el after care. Según Canela, "el after care es todo lo que viene después de la sesión - las caricias o simplemente hablar - que puede durar de 10 minutos a 2 semanas. Depende del nivel que hayas experimentado con esa persona". Si la persona que buscas para una dominación no te habla del after care ya puedes salir corriendo. Esto, es algo vital.

Redes sociales y encuentros

Una vez se tiene claro cómo encontrar a esa persona con seguridad, toca ponerse en marcha. Pero, ¿por dónde empezar? Existen redes sociales que facilitan los encuentros como Fetlife o Sométeme. En ellas puedes conocer y chatear con personas afines a ti y a tus gustos y necesidades. De ese modo, podrás descubrir esta sexualidad no convencional y todo lo que engloba. Otra opción son los encuentros. Canela aconseja reunirse fuera de los locales de BDSM ya que, de ese modo, se puede hablar sobre la filosofía y puede ser una forma de introducirse paulatinamente.

"En Madrid, está la organización Golfxs con Principios, donde puedes reunirte con gente dentro del BDSM y con personas no monogámicas. Lo bueno que tienen es que, antes de ir a una fiesta, hacen quedadas en los bares para conocerse. También está La Pasteleríaun local swinger donde los viernes por la noche hacen fiestas de temática BDSM. En Barcelona están las quedadas Munch que se hacen en un bar que se llama November, para conocerse en un ámbito fuera del juego.

Como consejo, antes de confiar en una persona ya sea dominante o sumiso, puedes recurrir al grupo para que te den consejos y su opinión al respecto, especialmente cuando eres una persona nueva en el terreno. De hecho, "existe el papel de teacher o protector, que dentro del BDSM es la persona que te encamina, te aconseja y te ayuda en todo este tema", explica Canela. Finalmente, es importante leer. Pero no las 50 Sombras de Grey. "Hay libros que explican la filosofía real del BDSM. Recomiendo Dolor exquisito de Sophie Calle, Soy un sueño de Dómina Zara y los cuadernos de BDSM, que se pueden descargar gratuitamente", concluye Canela. Por información y consejos no será, solo te falta decidirte.