Historias Vergonzosas De Gente A La Que Sus Padres Han Pillado Masturbándose

Venga, no me cuentes milongas, que a ti también te han pillado alguna vez ‘jugando a la consola’. Eh, que no pasa nada, si lo raro es no masturbarte. Todos tenemos una historia curiosa, un recuerdo embarazoso en el cual nos cortaron el rollo y nuestra imaginación soltó una ‘chorrada' de turno para excusarnos: “Uy, ¿qué pronto habéis vuelto no?”. En el caso de la serie Fleabag, su protagonista se masturba viendo un discurso de Obama. Hasta aquí todo ‘normal’, pero resulta que su novio duerme al lado y se despierta con el movimiento. PILLADA. Aunque ya te anticipo que no es la mejor en el mundo audiovisual.

Parece una situación llevada al extremo, una historia que no se produce en la vida real. Pues no, error. Nuestro primer testimonio vivió una ‘enganchada’ similar a la de Fleabag, pero no ha sido la única persona, porque mi curiosidad morbosa ha recogido hasta cinco aventuras de masturbaciones interrumpidas. No hay fotos ni vídeos del momento y ninguna historia llega a los niveles de Jim en American Pie con la tarta de manzana, pero las declaraciones no tienen desperdicio.


Alba, 29 años

Recuerdo que entraba el sol por la ventana del salón, estaba de buen humor y estrenábamos sofá, de esos grandes y gustosos. Era una buena época con mi ex. Estaba sola en casa y no había pronóstico de que mi novio volviese a casa pronto, un momento perfecto. Pero ahora venía el dilema, soy una persona que necesita estímulos visuales. “¿Qué veo?", "¿Ahora me tengo que pasar un buen rato buscando?", "¡Qué pereza! nada, ponte esa que te gusta, las dos chicas son creíbles”. Mientras se cargaba me fui quedando en bolas, la temperatura era perfecta y no me podía ver ningún vecino. “Esto es lo más”, pensé.Image result for not another teen movie masturb gif

Todo estaba ‘on fire', yo ya me había ‘teletransportado’ mentalmente a esa habitación de motel donde estaban Betty y Emily, pero en ese momento escuché la puerta de casa. “!Hola!”, dijo, y mi reacción fue quedarme callada. “¿Estás en casa?”. No sabía que decir, estaba muy ocupada y lo único que me salió fue: “Espera, no entres”. Obviamente entró y solo le salió una media sonrisa, viéndome a mí en pelotas, con la mano ocupada y quitándome los cascos (sí, me pongo cascos para concentrarme más). No dijo nada, solo se acercó y acabó lo que empecé.


Marc, 26 años

Pues la verdad es que mi historia tuvo mucha relación con el hecho de que el sexting sea "aquí y ahora”, prácticamente incontrolable. Fue inmediatamente después de cenar, en ese rato en el que todavía hay movimiento familiar porque hay cosas que hacer, los momentos previos a la tele en comedor y habitaciones. Si hubiera sido masturbación ‘a solas’, pues podía esperar. Esto no. O no quise. El caso es que efectivamente mi madre tenía algo que decirme (importancia 0, seguro, porque Murphy nunca hizo sexting y lo pagó conmigo esa noche) y, aunque pude meterme en la cama mientras me tapaba el cuerpo, la parte superior sin camiseta y el retraso en responder a los toques en la puerta convirtieron la situación en un encuentro algo incómodo. La conversación con mi madre se abrevió y nunca se ha comentado el asunto, pero lo único seguro es que esa noche me quedé sin tema.Image result for jim american pie masturb gif

Ricardo, 33 años

Era un viernes por la noche y todavía estaba viviendo en casa de mis padres. Había vuelto pronto y un poco borracho después de tomar unas cervezas, al estilo de Jonah Hill en El Lobo de Wall Street, pero sin pasarme. Me tumbé en el sofá para ver la tele, miré la hora y vi que tenía tiempo, se habían ido de cena y normalmente llegaban más tarde, así que era un buen momento para masturbarme. Encima estaba solo, una ocasión ideal para ponerme algo en la tele y disfrutarlo a lo grande.Image result for jonah hill masturb gif

Me levanté a por papel de cocina y puse un DVD. Era esa época donde grabábamos pelis de internet y le poníamos nombres falsos al CD, tipo Counter Strike, aunque la porno se llamara Una burguesa en celo. Por desgracia, la fiesta no me duró mucho. Al poco escuché la puerta de casa y tuve que apagar la tele corriendo (bendito mando a distancia), esconder el papel y subirme rápidamente los pantalones. El momento fue tenso e incómodo, porque era raro estar en el sofá sin hacer nada, mirando al infinito. Al día siguiente me levanté del susto, me había olvidado el DVD dentro del reproductor de la tele. Ahí estaba mi Counter, menos mal…


Miguel, 30 años

Mi historia es de cuando éramos pequeños y la tengo un tanto confusa, pero fue muy divertida. Estábamos en casa de mi amigo Carles, tendríamos 12-13 años y algunas tardes de verano, entre playa y bici, como que nos daba por ‘pajearnos’ en grupo. Los padres de nuestro colega tenían un montón de revistas Interviú en el piso, así que íbamos haciendo turnos para entrar en ‘la habitación de las pajas’.

En un momento dado, mientras estaba masturbándome, entró su madre por la puerta de casa. El resto estaba en el salón y no sé por qué, me puse muy nervioso, me giré de golpe y tiré un despertador que tenía mi amigo en su mesilla. El ruido hizo que la madre viniera con mi amigo hacia la habitación, pero me dio tiempo a esconder la revista bajo de la cama y decir que me estaba cambiando de camiseta. Creo que coló o estaba acostumbrada a mi amigo, no sé. Supongo que era una época divertida, pero vaya ‘acojone'.Image result for jim american pie masturb gif

Lorena, 23 años

Cuando tenía 12 años empecé a masturbarme con el agua del bidé. Encendía la ducha y así disimulaba, porque solía tardar un rato en 'aliviarme'. Una tarde llevaba ya más de media hora metida en el baño y mi madre se debió extrañar al oír tantísimo rato el grifo encendido. Vino y llamó a la puerta mientras gritaba "¿Qué haces tanto rato? ¿estás bien? Sal ya que estás gastando muchísima agua". Yo me asusté, y rápidamente respondí que ya casi había terminado. Después de unos segundos en silencio dijo: "¿Qué pasa, has descubierto el bidet o qué?". Menudo corte me dió. Simplemente me hice la loca, me reí y le dije que no fuera tonta, que me estaba depilando. Menos mal que mi madre y yo tenemos una relación muy de amigas y hablamos mucho de sexo. Si no, hubiera sido un buen corte. 

*Todo lo narrado en este artículo es real. Los nombres se han modificado para preservar la identidad de los protagonistas.