Hazte estas preguntas antes de escribirle a tu ex

No abras esa puerta si no tienes las respuestas adecuadas, escribirle a tu ex requiere de un primer momento de reflexión

Son muchos los motivos que pueden llevarte a una decisión así. Quizá nunca lo superaste verdaderamente y llevas meses o incluso años echándolo en falta. O quizá estabas bien pero una de esas pequeñas decepciones románticas te llevó a recordar los buenos momentos y pensar que, quién sabe, igual ahora las cosas irían de otra manera. La cuestión es que estás en esas: con el móvil en la mano, la conversación de Whatsapp con tu ex abierta y las palabras a punto de brotar de tus dedos. Las tienes, pero no estás convencidx de si es una buena idea. El psicoterapeuta Mark Williams te recomienda hacerte dos preguntas claves.

"Si vas a intentar volver a la relación, la pregunta obvia es: ¿por qué no funcionó la primera vez?", explica en un artículo para el medio Insider. Porque de nada sirve meterse nuevamente en ese jardín si los monstruos y las criaturas tóxicas que pululaban antaño por él continúan ahí. Una pregunta que, según la respuesta, te puede conducir a muchas otras preguntas. Si no funcionó por ti, ¿has cambiado lo suficiente como para que la cosa sea distinta esta vez? Si no funcionó por la otra persona, ¿sabes si realmente ha cambiado o solo son espejismos de Instagram? Tienes que tomártelo con calma. La impulsividad pasa factura.

La solución es la comunicación. Pero una comunicación profunda. Como apunta Williams, "tu y tu ex debéis tener una discusión honesta sobre lo que salió mal y cómo trabajaron cada uno para mejorar". Si no logras que la comunicación sea constructiva y sincera, probablemente no merezca la pena. A veces, dice el experto, es inevitable, dado que "las parejas que pelean a menudo tienen diferentes estilos de comunicación y nunca aprenden a hablarse de manera saludable". Además, cuestiones como las infidelidades, los resentimientos o los celos a veces están muy arraigadas. Es complicado reiniciar por completo el sistema.

La segunda pregunta no es menos importante: ¿te interesa de verdad volver con tu ex por lo que puede aportarte o simplemente es un movimiento fruto del miedo a la soledad? Porque no basta con que hayáis cambiado y ahora la relación pudiera ser mejor. También tienes que sentirlo. Sentir eso que debes sentir para compartir tu vida con otra persona y responsabilizarte emocionalmente, en cierto sentido, de ella. Como apuntan desde Insider, "a menudo la gente reaviva las cosas con un ex porque es cómodo". Y, aunque es comprensible y todas las personas lo sienten alguna vez, es una pésima idea. Difícilmente saldrá bien.

A veces la respuesta a esta pregunta es clara. En el fondo de tu corazón sabes si sigues enamoradx o si estás huyendo de la soledad. Pero en otras ocasiones resulta más confuso. En esos casos, recomienda Williams, te podría "ser útil hablar con amigos y familiares", puesto que "es posible que vean cosas que quizás tú no ves". En cualquier caso, y aunque escribirle a tu ex y tratar de arreglar las cosas no suele ir muy bien, existen historias en las que sí. Por eso no debes cortar la posibilidad sin más. Hazte esas dos preguntas y sé honestx contigo mismx. Y, si lo intentas, hazlo de verdad. Para quedarte a medidas no llames a su puerta...