"A mí me gusta a pelo y sin condón" Pero vamos a ver ¿tú de qué vas?

No, en serio, ¿que de qué vas? ¿Que ponerte un condón es incómodo, que duele, que no es lo mismo; que el preservativo no es lo tuyo? Entonces, ¿qué es lo que te va a ti, a ver? ¿Te va tener escozores en el pene, inflamación, ardor al orinar, heridas e incluso expulsar pus como con la gonorrea y las clamidias? ¿O quizás tú eres más de chancros en los genitales y fiebres producidas por la sífilis?

El tema es grave porque hasta el 16% de las mujeres españolas mantiene relaciones sexuales sin protección. Y no sólo por la presión de sus parejas estables o esporádicas. Lo grave es que sean ellas quienes proponen tan famosa como fatídica "marcha atrás" y se sucedan los "es que con el condón no es lo mismo", "es que se nota menos" entre las féminas. Porque ¿qué va a pasar? Pues nada mujer, no te preocupes. Quizás el único modo de hacerte entender lo que está en juego es tener muy presente que en 2014 en España 3.366 personas fueron diagnosticadas como portadoras del VIH, casi 10 al día. Y ninguna, pero ninguna, creyó que le iba a tocar a ella.

Aunque ahora el sida no sea necesariamente mortal, sigue siendo incurable. Es una dolencia crónica que reducirá tu calidad de vida y que sería transmitida a tu descendencia. Los tratamientos te atarán a tomar diariamente numerosas pastillas y a someterte a controles para evaluar el estado de tu sistema inmune. Y por si todo esto fuera poco, el daño de tu sistema de defensas te hará más vulnerable a cualquier otra enfermedad.

¡Hay que ser necio y cabezón, tío! Llevamos décadas recibiendo información en las escuelas, la televisión, la radio o las revistas. Te han bombardeado con advertencias por tierra, mar y aire. Y sigues sin pillarlo, maja. Erre que erre. Pues entérate: no existe seguridad completa sin preservativo. Solo una vez es suficiente para cambiar tu vida para siempre.

Sin pareja estable, sin una certeza absoluta, mantener relaciones sin preservativo es una temeridad. Además de las enfermedades a las que te expones, los embarazos no deseados pueden cambiar todas tus perspectivas vitales de la noche a la mañana . Y si ahora estás pensando en la píldora del día después, te recuerdo que no es un método que se pueda utilizar sistemáticamente. Solo es para casos de accidentes, no porque a ti te apetezca estar más cómodo.

Y es que no molas por decir que no es cómodo, no eres guay ni pareces experimentado. Lo que transmites es que no te has enterado de nada. Y eres, en el sentido más literal, un capullo... al que el capullo en cualquier momento le puede empezar a sangrar o supurar. Y eres la pava a la que le la vagina le va a escocer o arder.

¿Y qué decías; que te aprieta? Anda y déjate de rollos. Los calzoncillos también aprietan y no por ello sales de casa con el miembro colgando. O sea que abre los ojos. Porque el tema es serio. Tan serio al menos como creas que es tu salud. E incluso más porque no se trata solo de ti y tus genitales, sino que atañe a otras personas.

Así que si te sientes tentado, si te han dicho que es guay o si todavía se te pasa por la cabeza, piensa que hay consecuencias. Disfruta del sexo seguro y deja de jugar a la ruleta rusa. Hay balas que vuelan la sien.

Crédito de la Imagen: Gorsad Kiev