Formas sensuales de poner un preservativo (para que dejen de ponerte excusas)

El preservativo es el método anticonceptivo más utilizado en España, pero un 25% de la población reconoce que no lo usa en todas sus relaciones sexuales. ¿Por qué? Un 33% dice que porque su encuentro sexual fue inesperado, un 17% que no ha querido interrumpir el momento, un 9% que se encontraba bajo los efectos de alcohol o drogas y un 7% que la pareja se niega. Pero la importancia del preservativo va más allá de un embarazo no deseado: puede evitar que te contagies por ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual) y aunque te suene a mito, están más presentes de lo que imaginas.

Por eso, vamos a contarte unas cuantas formas de poner un condón y que dejen (o dejes) de ponerte excusas cuando vais a pasar a la acción. "Ui, a mí es que el parón este me corta el rollo". Tranquilo, después de esto, nunca más.

El clásico, con las manos

No puedo comprender cómo hay personas a las que el preservativo les "corta el rollo". Pero si es tu caso, no te preocupes. Vamos a incluir este procedimiento como parte de los preliminares, para calentar el ambiente. Porque en la mayoría de los casos, es uno mismo quien se pone el preservativo, pero, ¿qué tal si intercambiáis los roles y dejas a tu pareja que lo haga? Si eres una persona que nunca ha puesto un preservativo, no te preocupes, es más fácil de lo que imaginas. Lo sacas con cuidado del envoltorio, coges con delicadeza la puntita y lo colocas encima del glande, deslizando el resto por el cuerpo del pene hasta que quede completamente cubierto. En Youtube, puedes encontrar varios tutoriales que te enseñarán cómo hacerlo.

Utilizar la excusa para poner el preservativo y realizar una masturbación suave y lenta mientras vas poniéndolo, hará que la excitación se mantenga alta.

El francés, con la boca

Si has puesto un preservativo en más de una ocasión, puedes probar este método. Debes tener especial cuidado en no dañarlo con los dientes y ser muy cuidadoso. Es tan sencillo como empezar con una felación a tu acompañante y en medio del momento, coges el preservativo y lo sacas de su envoltorio con cuidado. Coloca la puntita encima del glande. Este proceso lo puedes hacer con los dedos o con la boca. En caso de que sea con la boca, coloca la puntita del preservativo en los labios y la posicionas encima del glande. Ve introduciendo el pene dentro de la boca mientras compruebas con las manos que el preservativo se está poniendo correctamente a lo largo del cuerpo. Si no puedes llegar hasta el final, deja que tus manos acaben de colocarlo bien. ¡Y listo! Una mamada para poner un preservativo. De nada.

Cuando se te queda la boca llena de látex y lubricante

Cuando se te queda la boca llena de látex y lubricante

Una cubana, con los pechos

Acuéstate boca arriba y pide a tu acompañante que se ponga en tu abdomen, con el pene en dirección a ti. Junta los pechos y ve introduciendo el pene en medio de ambos. Deja que sea él quien penetre y quien marque el ritmo. Puedes ayudarte de un buen lubricante para que la sensación sea todavía más intensa. Mientras él está entretenido, coge un preservativo y lo posicionas delante del glande. Cuando vuelva a realizar el movimiento delante-atrás, le colocas el condón. ¡Listo!

Pium, pium

Justamente antes de la penetración

Deja que se ponga boca arriba y con el preservativo sacado del envoltorio, lo colocamos en el glande. Introduce el pene en la vagina poco a poco, comprobando con las manos y ayudándote a ponerlo de forma correcta. Debes tener especial cuidado con este método y asegurarte que se está haciendo bien, ya que sino te podrá penetrar sin condón y aquí no nos sirve eso de "la puntita nada más, no pasa nada".

NOPE.

Poner un preservativo no tiene por qué ser aburrido, al contrario, puede resultar una de las partes más excitantes del encuentro íntimo. Echadle imaginación y disfrutad del momento sabiendo que estáis protegidos frente a las ETS y a los embarazos no deseados. Ya veréis que el sexo es mucho más intenso. 

Crédito de la imagen: Sara Lorusso