¿Por qué siempre te acabas fijando en los chicos altos?

Las aplicaciones de citas siguen demostrando cómo aún perdura la obsesión por estar con un chico alto

Si eres chica y buscas chicos en Tinder lo más común es que en la descripción de los perfiles te encuentres anotada la altura. No mientas, si te encuentras a un chico bajo (la media de altura en hombres en España se sitúa en 1,74cm) seguramente haya más probabilidades de que deslices hacia la izquierda, que no a la derecha. Pese a que decimos que el físico no importa, lo cierto es que la mayoría de parejas heterosexuales se caracterizan porque los hombres sean más altos y las mujeres más bajas. 

De dónde viene este deseo

Ejemplo de esto es la cantidad de comentarios que genera la relación entre Tom Holland y Zendaya. A pesar de que ella solo es 6 centímetros más alta que él, siempre cae la pregunta de cómo lo hacen para besarse y otras ocurrencias. Pero, ¿a qué se debe esta obsesión con que el chico sea más alto que la chica?

Un estudio, publicado en 2015 en Journal of Comparative Human Biology demostró cómo la diferencia de altura entre hombres y mujeres se da cuando la mujer toma la decisión de manera consciente, condicionada social y culturalmente. De no haber este factor, sería mucho más común ver parejas heterosexuales dónde ella es más alta que él. 

Ser más alto no significa mayor protección

Las razones de esto tienen que ver en parte en la construcción social de lo que es “masculino” y lo que es “femenino”. Esa idea (obsoleta) de que el hombre debe ser fuerte para proteger a la mujer, más frágil, y que se extrapola en el imaginario de que él sea más alto que ella.

Más allá de esto, también hay otros estudios que demuestran que los universitarios son 3 cm más altos que las personas que no han tenido estudios superiores, tal y como demostró un estudio de la Universidad de Murcia y Jaén. Así, la altura también podría asociarse inconscientemente a un mayor desarrollo socioeconómico y a una mejor alimentación. En el imaginario de hombre exitoso no puede faltar la idea de que sea alto.  

La altura sí importa, pero solo a nivel social. Es decir, es una construcción arbitraria que ni tan solo responde a un fenómeno evolutivo. Por eso, en Tinder, siempre tienen más probabilidad de triunfar los chicos altos. Al final, la aplicación sirve como muestra de cuales siguen siendo los cánones estéticos actualmente. Aunque Zendaya y Tom Holland nos hayan demostrado sobradamente que la diferencia de altura no es ningún problema para que la relación funcione bien.