No Eres Tú Ni Yo, Es La Estadística

Falta de competencia perfecta. Eso es lo que le hace falta al mercado de este país, y es que la ley de la oferta y demanda en el mundo de las relaciones está mal, muy mal.

"Call it the man deficit". Jon Birger

Pues sí, "Man Deficit", como lo lees. Parece ser que el problema de que muchas mujeres heterosexuales inteligentes no encuentren el amor estable y verdadero pasada la edad del pavo tiene que ver con datos demográficos que demuestran que hay déficit de hombres "a la altura de sus expectativas".

Jon Birger, autor del libro Date-onomics, intrigado por la experiencia personal de una amiga de mediana edad con poca suerte en el amor, se lanzó a estudiar el mercado de las parejas en EEUU desde un punto de vista demográfico, y su principal conclusión fue "que las mujeres con estudios universitarios lo tienen peor que el resto debido a ese déficit de hombres". Voilà, ahí tienes la explicación por la que nada te encaja, básicamente tiene que ver con expectativas y, sobre todo, con masa crítica, es decir, oferta, más bien la escasez de ella; vamos, que de esta no nos salva ni Tinder.

Según Jon Birger, hay cuatro mujeres por cada tres hombres en todo el país, y en el futuro próximo, serán dos por cada tres mujeres. WTF! ¿no se suponía que era al revés? ¿ahora eligen ellos? pues ya podemos tener activo el radar y el bluetooth porque como en una de esas te pille despistada se te pasa el turno. 

El año pasado, en EEUU se graduaron un 35% más de mujeres que de hombres. Y la realidad es similar, aunque con matices, en buena parte del mundo occidental. En España, por ejemplo, la proporción de mujeres es del 50,75% frente al 49,25% de hombres, según datos del Instituto Nacional de Estadística, y va en aumento. En las aulas universitarias en la mayoría de carreras ellas ganan de forma más clara según cifras del Ministerio de Educación, aunque claro, puedes despistar y torear a la estadística y meterte en una carrera técnica en la que las aulas están llenas de hombres; ahí se multiplican tus posibilidades, amiga.

Y es que la realidad dice que, al menos en EEUU, la mayoría de las mujeres con estudios superiores busca en la otra persona mínimo que tenga la misma formación académica para firmar los papeles del "hasta que la muerte nos separe". 

Y ahora es cuando te paras a pensar y quizás te encaje eso de que a partir de los 30 pocos hombres quieran compromiso. ¿Acaso alguien les ha contado lo de este estudio? ¿saben que tienen demográficamente más opciones donde elegir? Quizás tengan la sensación de que tienen tanto donde elegir que tengan miedo a "cerrarse puertas".

En cualquier caso, este estudio da mucha luz a preguntas que quizás nos hacíamos algunas de nosotras, y ahora siempre podrás decir: "no eres tú ni yo, es la estadística".