Qué Hacer Si No Te Entiendes Con Tu Pareja En La Cama

La comunicación en pareja es primordial para que el sexo sea divertido y placentero. Pero hay veces que tu amante quiere probar cosas que a ti no te apetecen. Puede que el sexo ya sea como antes o que desde el principio no haya habido chispa. Da igual que sea una relación reciente o que lleves varios años con esa persona, el problema es el mismo: no os entendéis. No quieres dejarlo porque hay mucho sentimiento de por medio, pero en la cama no lo pasas bien. Es momento de darle un vuelco a tu relación.

La comunicación es la base de una buena relación

En muchas ocasiones, tenemos vergüenza o miedo al rechazo, sobre todo en el sexo. ¿Tienes alguna fantasía o fetiche un tanto extraño? Debes comunicárselo a tu pareja. Puedes hacerlo de forma indirecta, viendo películas porno sobre esa temática y comentando lo mucho que te gustaría probar algo así.

Cuando quiere hacer algo que a ti no te gusta

Suele ser un problema muy presente en todas las relaciones. Hay muchos hombres a los que les encanta el sexo anal pero también hay muchas mujeres que se niegan a probarlo. Cuando se da esta situación, lo mejor es buscar un punto intermedio y ser progresivos. En el caso del sexo anal, puedes probar de introducir un dedo, luego dos e ir incrementando a medida que vayas obteniendo placer. Puede que tengas miedos como el dolor, o quizás te avergüenza poder manchar el preservativo. Sea lo que sea, hay solución. Si el sexo anal es un rotundo 'no', es tan sencillo como decirlo y pasar página. Puedes explicarle que esa práctica no te satisface pero que te gustaría probar otras cosas.

Experimentad con vuestro sexo

Es tan sencillo como jugar en la cama para poder llegar a comprender lo que le gusta a tu pareja. Explora y tómate tu tiempo para hacerlo. Dale órdenes y que haga lo que tú le pidas y viceversa. Así podrá conocer qué es lo que te gusta y cómo te gusta, si lo prefieres más lento o más rápido. Todas las órdenes debes darlas en voz alta y tu pareja tiene que obedecer. Por un momento, será tu esclavo sexual dispuesto a darte placer. Que no te dé vergüenza decirle exactamente lo que te gusta y lo que no, porque sino, lo seguirá haciendo siempre mal y no será consciente del error. Cada cuerpo es un mundo y tiene sus zonas erógenas clave. Diviértete descubriéndolas y probad cosas nuevas como el tantra o el BDSM.

Entenderse con la pareja en la cama es algo imprescindible para que la relación vaya bien. Empatizar con los deseos de tu amante y no juzgar nunca, hará que la chispa se instale de nuevo entre vosotros y lo paséis como nunca en el sexo. Deja a un lado la vergüenza y expresa lo que te gusta, cómo te gusta y tus fantasías. Quizás se hagan realidad.

Crédito de la imagen: Darren Ankenman