Por enésima vez, solo somos amigos

Cuando tienes un mejor amigo que suele tener mucho éxito entre las chicas, para qué engañarnos, los comentarios reveladores y fuera de lugar están al alance de cualquiera. Y tú, que me estás leyendo y tienes un amigo así, sabes de lo que hablo. ¿Cuántas veces te habrán preguntado si estáis liados o si tenéis un rollete? Pasáis mucho tiempo juntos, cómo no te va a gustar, con lo guapo que es. Si guapo es, ¿quién lo va a negar? Pero tú te hartas de repetir una y otra vez: por enésima vez, solo somos amigos. No te sonrojes, amigo mío. Hay una barrera invisible que solo uno mismo siente: la de la amistad sin atracción.

"¿Cuántas veces te habrán preguntado si estáis liados o si tenéis un rollete? Pasáis mucho tiempo juntos, cómo no te va a gustar, con lo guapo que es. Si guapo es, ¿quién lo va a negar? Pero tú te hartas de repetir una y otra vez: por enésima vez, solo somos amigos".

Esa barrera existe, y se genera cuando ambas personas sienten atracción cero por la persona del sexo contrario. Entonces, ahí, es posible la amistad y ser colegas sin problema. No por ello significará que tú seas menos femenina o que tú pierdas tu virilidad de macho alfa de la manada.

Para ti no es más que un hombre sin churro. Sí, sin churro he dicho, porque no despierta ningún otro interés para ti que no sea el de beber cerveza, reírte hasta altas horas de la madrugada, pegarte un bailoteo sin sentir vergüenza, cantar una canción romanticona en un singstar con un nivel de interpretación lamentable y sentirte como en casa: rodeada de comodidad, calma y diversión asegurada. ¡Y SIN SEXO!

Lo más interesante de todo es que conoces sus tácticas para ligar y cómo se comporta con las mujeres. Como buena amiga que eres, intentas llevarlo por el camino correcto, aunque a veces no surta efecto. Conocer sus historias también hace que vayas con más cuidado, porque cuando tienes un mejor amigo hombre entras en su mundo, en sus conversaciones, en sus vestuarios (ya está obsoleto eso del código entre hombres), y descubres cómo piensan, cuáles son sus miedos y por qué actúan de la forma que lo hacen.

"Cuando tienes un mejor amigo hombre entras en su mundo, en sus conversaciones, en sus vestuarios, y descubres cómo piensan, cuáles son sus miedos, y por qué actúan de la forma que lo hacen".

La amistad con un hombre es mucho más sencilla que la que jamás podrás tener con cualquier mujer. Qué digo mucho, infinitamente más sencilla: no se cabrea, y si lo hace, al día siguiente se le olvida. Es simple, no se complica la vida y por lo tanto tampoco te la va a complicar a ti. Si le apetece hacer algo lo hará, si no, no. Ellos y el compromiso, ya sabéis.

Una de las grandes ventajas de tener un mejor amigo hombre son las típicas conversaciones que tendrías con una amiga pero más claras y concisas: o blanco o negro, para ellos no existen los matices. La reflexión estará ahí, pero la sinceridad también, y no se andará con rodeos. Si eres una arrastrada te lo dirá tal cual y si necesitas un abrazo te lo dará, y créeme que lo hará con todo el corazón. Y no le dará vergüenza hacerlo. Sentirá que debe protegerte, como una especie de hermano mayor, porque cruzará de por vida a aquel que se le ocurra hacerte daño.

Tener un mejor amigo hombre significa que tus padres lo aprecien como si fuera, de verdad, su yerno. Tener un mejor amigo hombre significa tener a un hombre increíble a tu lado que no va a engañarte.

Sé que si algún día encuentro a esa persona que todos buscamos con la que compartir el resto de la vida serás tú quien, de mi brazo o entregándome un ramo, con la más sincera de las sonrisas, me dirás que estoy preciosa y que me lo merezco, que me merezco ser feliz.

Nota de la redactora: solo teniendo un mejor amigo hombre podrás entrar en la cabeza de ese hombre que sí te vuelve loca, que sí te atrae, del que te enamoraste, del que te enamorarás y con el que sí tendrías sexo.

Crédito de la imagen: tumblr