Cómo desarrollar tu inteligencia sexual y disfrutar más en la cama

Durante toda nuestra vida se han empeñado en enseñarnos a ser ‘inteligentes’ en diferentes aspectos: sacar buenas notas, tomar la decisión más correcta, no hacer locuras, leer muchos libros y ver las noticias cada día. Pero lo que nadie nos ha enseñado es cómo aplicar esa inteligencia en el sexo. Por eso, cuando llegamos a ciertas edades, el sexo ya no nos llena igual, no nos apetece o, en algunos casos, sufrimos los efectos de situaciones traumáticas que han dificultado nuestro desarrollo en esta materia.

Sea cual sea el motivo por el que muchos han llegado a un punto muerto en su sexualidad, María Esclapez, sexóloga y terapeuta de parejas, ha dicho basta y ha escrito un libro titulado Inteligencia sexual. Desarrolla tu potencial sexual, practica sexo inteligente. Y no, no tiene nada que ver con la sapiosexualidad

¿Qué es la inteligencia sexual?

"Un concepto que nace de la idea de aceptar y vivir la sexualidad de una forma positiva y libre de estereotipos y estigmas sociales", responde Maria. Exacto, la inteligencia sexual consiste en aceptar nuestra sexualidad como lo que es: algo maravilloso. Pero, ¿qué puede ser inteligencia sexual? La experta lo resume como: "la capacidad para saber adaptar mente y corazón al desarrollo y envejecimiento del cuerpo, saber manejar el cuerpo y su respuesta sexual siendo consciente del propio cuerpo, conocer los gustos propios (lo que se desea y lo que no), hablar con naturalidad de sexo, tolerar la expresión sexual de los demás, explorar el propio cuerpo sin vergüenza o sentimientos de culpabilidad, descubrir lo que nos satisface sexualmente y comunicarlo a la pareja o conocer dónde están los límites y practicar sexo seguro, saludable y ético; entre otros".

Hasta aquí, todo parece lógico. Entonces, ¿cuánto hace que no practicas sexo inteligente? "A veces estamos más pendientes del deseo de nuestra pareja o dejamos la responsabilidad de conocer lo que nos gusta y no a nuestro amante", asegura nuestra especialista dejando claro que en ambos casos esto supone un grave error.

Cómo ser inteligente en tu vida sexual

Para empezar, debes estar en sintonía con tu mente, emociones y conducta. "Tu objetivo es claro aunque nada fácil: tienes que lograr una armonía entre lo que piensas, lo que sientes y lo que haces. No puedes sentir, por ejemplo, vergüenza por tus propios gustos, pensar que quieres respetar los gustos sexuales de todas las personas y mantener encuentros eróticos exponiendo tus gustos sexuales aún estando avergonzado de ello. Vas a crear un conflicto interior que no va a dejarte disfrutar hasta que lo cambies", afirma María.

Sin embargo, ser sexualmente inteligente no es un trabajo de la noche a la mañana, se necesita constancia y motivación. La sexóloga lo compara con la jardinería: "Debes cuidar de tu deseo como si fuera una planta. Riega tu planta, riega tu deseo, cultívalo todos los días. ¿Cómo? Pues, por ejemplo, habla de sexo, disfruta de ti mismo y de tu sexualidad con conciencia plena, cómprate lencería nueva y juguetes eróticos, lee novela erótica, visualiza cortometrajes pornográficos, escribe relatos eróticos o imagina y fantasea con historias sexuales. Para todo esto, seguramente, tendrás que salir de tu zona de confort".

Cuando pensábamos que esto de 'salir de la la zona de confort' se aplicaba exclusivamente al sector de los viajes, María lo lleva al campo de la sexualidad y lo hace con un sencillo ejercicio: escribir, por un lado, qué cosas te gustaría experimentar en tu vida general y qué cosas en tu vida sexual. Después, debes poner qué es lo que te impide salir de tu zona de confort y cumplir tus deseos. Una vez se tienen claras las limitaciones, debemos trabajar en ellas encontrar nuestro momento perfecto.

Estás en el buen camino

Si odias ciertas partes de tu cuerpo, si realizas prácticas sexuales que no te satisfacen, si no comunicas, si te avergüenzas de tu sexualidad, si te da asco tocarte, si tienes miedo de 'hacerlo mal' o si estás rechazando tu deseo, estás en la dirección opuesta a la inteligencia sexual. Pero, no te preocupes, todo rumbo puede modificarse. "Es el momento de que te toques, te oigas, te veas, te huelas, te saborees y te sientas. Igual que un pintor conoce sus pinceles, lienzos, pinturas, y en definitiva sus herramientas, tú has de conocer las tuyas, en este caso, tu cuerpo. La finalidad de todo esto es considerarlo tu herramienta sexual", insiste María.

Es importante sentirse bien con uno mismo para disfrutar del sexo. Si tenemos una autoestima baja o no nos sentimos sexy, no disfrutaremos plenamente del sexo. Y esto no tiene nada que ver con los cánones de belleza ya que sentirse sexualmente atractiva/o no está relacionado con estar delgada/o, tener mucho pecho o estar muy cachas. "Puedes hacer dieta, ejercicio, someterte a operaciones estéticas y pasar por ‘chapa y pintura’ cada vez que lo necesites. Por supuesto, pero cada uno hace con su cuerpo lo que quiere y si crees que eso te ayuda, adelante. Pero no olvides que todo esto, sin sentirte sexy según tu propio canon de belleza, no vale para nada", apunta la experta.

Ya lo sabes. Si tienes la motivación para cambiar tu vida sexual y ser inteligente, significa que estás en el buen camino. La voluntad es el motor del cambio y si tu interior está gritando una solución, es hora de darle una. Atrévete.