Cómo Decirle A Tu Pareja Que No Te Gusta En La Cama Sin Joderle La Autoestima

En la vida y en el sexo hay situaciones en las que nos gustaría que el mundo explotara para no tener que afrontarlas. Pero, tranquilos, de momento eso no va a pasar. Y es que, en ocasiones, tenemos una relación tan maravillosa y tan perfecta, con la persona que siempre habías soñado y que te quiere infinitamente, que somos incapaces de reconocer que el sexo con él/ella es jodidamente nefasto.

Hace cosas que no te ponen en absoluto, técnicas ‘matapajas’ nivel experto y una capacidad de seducción nula. Y, aunque todo lo demás es genial, las relaciones sexuales son horribles. Pero lo más jodido es que sabes que es importante decirle las cosas pero no encuentras las palabras (ni el momento) adecuadas para expresarlo. Es más, destruir su autoestima por completo no entra en tus planes. No worries, nosotros nos hemos encargado de que no te cargues tu relación. Música romántica, por favor.

La comunicación es la base

Todos tenemos esta frase grabada en nuestra cabeza pero, ¿cuántos la llevamos a cabo? Preferimos callarnos ciertas cosas y acumular 'secretillos' antes que decírselo a la pareja. Y eso es un grave error, my friend. Porque vamos almacenando cosas que no nos gustan, que nos molestan y vamos generando un odio y una rabia interior que no es sana. De ahí, nacen los enfados, los rencores y la falta de deseo sexual.

Grábate esta frase a fuego: "La comunicación es la base para una relación sana". Como dice Elena Crespi, sexóloga y terapeuta de parejas, "es importante comunicarlo todo con un lenguaje positivo". En otras palabras, es mejor decir "me gusta más cuando..." que "no me gusta esto". Debemos ser honestos con la persona que tenemos a nuestro lado, intentando explicar las cosas de forma positiva y ensalzando las virtudes de la otra persona.

¿Le vamos a comunicar el mismo mensaje? Sí, pero de tal forma que se verá animado a darte placer como a ti te gusta. Piensa que tu pareja quiere que goces en la cama y quiere hacerlo lo mejor posible. Si no le comunicas lo que te gusta y no tiene el don de la clarividencia, ¿cómo lo va a saber?

Hablad sobre sexo

"Es muy importante hablar sobre sexualidad con la pareja. Debemos tener claro que la sexualidad es un aprendizaje y si ambos en la pareja son conocedores de este hecho, podrán mejorar juntos. Cada sexualidad es única y la combinación de los dos es irrepetible. Podéis investigar juntos, probar cosas nuevas para conocer vuestros cuerpos", asegura Elena.

En muchas ocasiones, ni tan siquiera se conoce la fantasía sexual de tu pareja o los gustos personales. Solemos esconder las prácticas que más morbo nos dan por miedo al rechazo y no damos ni la oportunidad de poder experimentar con ellas. Quizás a nuestra pareja le gustaría innovar y tampoco lo dice por vergüenza. Hay que dejar atrás esos sentimientos y sincerarse.

¿Jugamos?

Aunque resulte sorprendente, muchas parejas no tienen la confianza suficiente como para hablar sobre sexo o sobre lo que les gusta en la cama. Por suerte, existen varios juegos que podéis probar para comunicar de forma indirecta lo que queréis. Abre una botella de vino y escribe en diferentes papelitos tus fantasías sexuales, prácticas que os gustarían, fetiches o posturas preferidas. Que él/ella haga lo mismo. No tengáis miedo a expresaros porque solo de esa forma, podréis mejorar vuestra vida sexual. Id cogiendo un papelito y leyéndolo en voz alta y, sobre todo, ¡preguntad todo lo que queráis!

Quizás tu pareja es un fetichista de pies y, por eso, le cuesta más excitarse sin ese complemento (y tú que pensabas que ya no le atraías... ay). Comunicarse de este modo, puede ser una excusa para decirle lo que te gusta y conocer lo que le pone a tu pareja. Es el camino para conseguir muchos orgasmos y una vida sexual alucinante.

Otra opción es hacer un juego de rol D-S (dominación-sumisión), pero en plan light. Puedes ser la dómina y darle órdenes a tu pareja sobre lo que quieres que haga. "Bésame suavemente", "acaríciame por encima de las braguitas", "lame lentamente mi clítoris", etc. Si eres una chica o un chico tímido, puedes utilizar algún complemento como el chocolate líquido, los lubricantes de sabores (en tiendas eróticas se encuentran fácilmente), la nata o la miel. Ve dejando un rastro dulce por las zonas que quieres que se coma y dale órdenes para que sepa el ritmo que te gusta.

Parece una tontería pero en el sexo jugar, crear e imaginar es la respuesta. A través de los juegos se rompe la rutina sexual y se comunica de forma indirecta todo lo que queremos expresar. Recuerda que para que tu relación sea sana y fuerte, debes exponer todo lo que te gustaría frente a lo que no te gusta, o como dice Elena, "positivizar el discurso". Así no le joderás la autoestima y estaréis mucho más compenetrados. ¡Agárrate que vienen orgasmos!