Así es como deberías protegerte de los hackers que actúan en las webs porno

Según un estudio elaborado por la popular web pornográfica PornHub, los españoles pasamos una media de 8 minutos y 9 segundos diarios viendo porno. Desde nuestros ordenadores y, cada vez más, desde nuestros smartphones. Y lo hacemos, la mayoría de veces, ignorando los peligros que conlleva. No solo para nuestra sexualidad, pues adormece la capacidad del cerebro para fabricar fantasías propias y genera expectativas irreales sobre el sexo, sino también para nuestra privacidad y seguridad. Porque las webs y apps porno son coto de caza para todo tipo de hackers.

Esa es la conclusión a la que han llegado investigadores de la compañía de seguridad informática Karpersky mediante un profundo estudio. Según el informe del famoso antivirus ruso, los delincuentes cibernéticos están utilizando nuestro apetito pornográfico para petarnos los ordenadores y los móviles de toda clase de malware. Porque no, verlo en tu móvil no te salvará. Todo lo contrario: al menos 4,9 millones de personas encontraron malware en las aplicaciones de contenido adulto para Android en 2017. Os contamos cómo.

Peligros para los ordenadores

En concreto, los investigadores de Karpersky identificaron hasta 27 variantes diferentes de malware enfocadas a los usuarios de porno en PC, la modalidad clásica de consumo pornográfico. Solo en 2017 estos programas maliciosos fueron vistos más de 300.000 veces tratando de infectar más de 50.000 ordenadores en todo el mundo. Y las dos técnicas más usadas por los ciberdelincuentes para sacar tajada de nuestra pornofilia fueron el phishing y los troyanos bancarios.

pishing-porno-codigo-nuevo

El primero, el phishing, tiene como objetivo obtener nuestros datos personales, datos bancarios, contraseñas y demás información valiosa. Y hay muchas variantes. La más popular, según Karpersky, es la que empieza con el clásico mensaje —casi todos nos hemos topado con él alguna vez— que salta en tu navegador diciéndote que tu ordenador ha sido infectado con un virus y que tienes que llamar a soporte técnico para solucionarlo. Solo que al otro lado del teléfono no hay un técnico informático sino un delincuente dispuesto a robarte.

Otra muy utilizada es la falsa actualización de Flash Player para ver los vídeos pornográficos. Los usuarios terminan registrándose en una web aparentemente de Adobe pero que en realidad pertenece a los hackers, a los que acaban regalándole información. Y la última de ellas, la más cutre quizá, os sonará y mucho: esos banners de "Maduritas en tu ciudad" o "Jovencitas cachondas" que obligan al usuario a soltar datos personales e incluso pagar para concertar una hipotética cita sexual que nunca tendrá lugar.

flash-porno-codigo-nuevo

Y, aunque las modalidades de phishing nos resulten tan poco sofisticadas, en realidad están dirigidas a personas poco cibernéticas y por tanto más ingenuas. Para usuarios más experimentados, los hackers utilizan los troyanos bancarios. Estos se instalan en tu ordenador e incluyen trozos de código web pirata en el código legítimo de las webs que visitas para crear falsos campos de datos. Tú los tomas por ciertos y metes tu info ahí. Un tipo de estafa que Karpersky ha localizado en webs como PornHub, Brazzers, Xvídeos o YouPorn.

Peligros para Android

Hasta 23 familias diferentes de malware para dispositivos Android han detectado los investigadores de Karpersky. Una de las más extendidas son los troyano-clickers, que abren páginas web y hacen clic en ella sin conocimiento de la víctima. También encontraron multitud de ransomware, un tipo de malware que bloquea la pantalla del dispositivo con un mensaje acojonante diciéndote que alguna autoridad policial ha descubierto contenido ilegal en tu móvil (generalmente contenido pedófilo) y que tienes que pagar un rescate económico.

porn-hacker-codigo-nuevo

Otro malware muy presente en las apps de contenido adulto para Android es el rootkit, que se instala en tu ordenador y entra en modo todopoderoso: obtiene acceso remoto y absoluto a tu dispositivo. Y lo peor de todo es que ni te enteras porque los ciberdelincuentes lo instalan en tu smartphone a través de un código insertado en aplicaciones legítimas. Y Karpersky también ha descubierto un malware que no encaja en ninguna familia hasta ahora conocida: Trojan.AndroidOS.Soceng.f, cuyo único objetivo es borrar datos y joderle la vida al usuario.

Consejos antihackeo

1. Visita solo páginas webs de confianza. No te la juegues.

2. No descargues aplicaciones para Android de fuentes desconocidas, solo de fuentes oficiales como Google Play.

3. Por si acaso échale un ojo también a los comentarios de las apps. Las experiencias de otros usuarios pueden salvarte de cagarla tú también.

4. Utiliza un antivirus de calidad.

5. Mantén actualizado el sistema operativo para tener los últimos parches de seguridad disponibles.

6. No hagas clic en las ventanas emergentes que te atacan cuando visitas webs porno.

7. Utiliza un bloqueador de publicidad.

8. No llames a ningún teléfono ni ingreses información ninguna.

9. No descargues actualizaciones de software. Ve al proveedor original y comprueba si tienes la última versión.

10. Olvídate de esa falsa seguridad que te aporta el modo incógnito del navegador. No sirve contra los hackers.