Tú también deberías tomar la iniciativa en la cama si quieres mantener viva vuestra relación

Muchas parejas caen en la dinámica de dejar que sea siempre la misma persona la que se lanza a empezar las relaciones sexuales

Hay muchos factores, pero suele pasar que en una relación siempre es la misma persona la que toma la iniciativa para tener sexo. Puede ser por motivos culturales (las mujeres están educadas, aunque de forma sutil, a no insinuar su excitación), por nuestra personalidad o por nuestro físico (hay gente que biológicamente necesita más sexo que otra). También puede deberse a las dinámicas que se han ido creando en la relación. O por cualquier otra cosa que tiene que ver con vuestra intimidad. Pero lo más saludable es que os vayáis alternando, que ambos tengáis la confianza y la libertad para tomar las riendas de un polvazo cuando os apetece. La seducción también se practica.

De hecho, las parejas que se equilibran en este aspecto tienden a ser más felices (en general, no solo en la cama), según apuntaban en un interesante artículo de Psychology Today. Pero no nos alertemos. No todo el mundo se pone cachondx al mismo ritmo ni tiene ganas de tener sexo con la misma frecuencia. Obviamente, la regla de oro sobre cuántas veces tenemos que acostarnos con nuestra pareja cada semana no existe y tampoco hay que forzar. Lo que sí hay que tener en cuenta es que cuanto más se amplía la diferencia, más difícil es volver a acercarla.

Resultado de imagen de couple gif

Si eres de las personas que se contenta con que su pareja le entre, piensa por qué. Podría ser inseguridad con el sexo, miedo a no saber seducir, timidez o incluso pasotismo o pereza. Pensar que el otro hará siempre el trabajo más difícil y que tarde o temprano acabaréis follando es muy fácil, sobre todo si en realidad tenéis buen sexo, pero eso puede acabar cansando a tu pareja y estancando la relación. Cuando hayas identificado tus razones, analiza también en qué momentos has pensado que quisieras tener sexo pero al final te has echado para atrás.

De lo contrario, puede pasar lo que Psychology Today llama la "dinámica de la caza", donde una parte de la pareja siempre ejerce de cazadora y la otra de presa. La metáfora es suficientemente simbólica para explicar las implicaciones psicológicas que puede llegar a implicar este tipo de tendencia. La solución pasa siempre por una conversación calmada y profunda sobre qué espera cada cual de la relación. Y allí ya es cuestión de encontrar vuestra fórmula.

Resultado de imagen de couple gif

Si, además de no tomar la iniciativa, no disfrutas teniendo relaciones sexuales, entonces deberíais analizar en profundidad vuestra relación. Pero si es solo cuestión de iniciativa, atrévete y rompe tu silencio. Seguro que tienes mucho más que aportar de lo que crees y te acabas sorprendiendo de cómo tú también tienes tus armas escondidas de seducción.