Cuidado si tu ex te suelta alguna de estas frases de ‘La Isla de las Tentaciones’

Está intentando jugar la carta de la despertar tu dependencia para que, con la excusa de "cerrar una etapa", vuelvas a caer en su red

“Tenemos una conversación pendiente”. Una frase que se escuchó en el estreno de la tercera temporada de La Isla de las Tentaciones. Y también en la segunda, y en la primera, y en tu whatsapp, y en todos lados. ¿A quién no se la han dicho y quién no la ha dicho? Rompes con alguien, se quedan cosas en el aire, y da la sensación de que todavía tenéis que hablarlo, que necesitáis acabar de cerrarlo todo para pasar página. El objetivo es incluso respetable, porque, en teoría, os ayudará a estar mejor y a liberar cargas del pasado. ¿O no?

En las relaciones dependientes siempre hay asuntos pendientes que aclarar dada la incertidumbre que las rodea constantemente”, explica la psicóloga y divulgadora Maria Esclápez. “Y esa última conversación es, precisamente, el espacio perfecto para volver a picar y caer en la trampa del falso amor dependiente o, dicho de otra manera, de volver a intentarlo por vigesimoquinta vez”, continúa. Vamos, que cuando rompes una relación tóxica y dependiente, se quedan muchas cosas en el aire, como discusiones a la mitad, malos rollos, tensiones, problemas sin acabar tratar. Y eso siempre pasa, es normal, no tienes por qué dejarlo todo perfectamente resuelto, a veces, lo único que puedes hacer es alejarte con esas cosas sin solucionar.

Pero claro, la “última conversación” es la forma que tienen las personas dependientes de hacer que vuelvas a su vida. Repescan estos hilos abiertos como excusa para volver a tu vida. Aunque no sea lo óptimo. “No caigas en la trampa, sé fuerte. Rompiste esa relación por algo, recuerda los motivos y tenlos muy presentes. Volver de nuevo, sin un trabajo personal previo y sin un tiempo de por medio, no soluciona nada, solo hace el problema más grande de lo que ya es”, añade la psicóloga.

Y no solo pasa con parejas largas, a veces eres dependiente de un sentimiento o de una emoción, y esto puede usarlo cualquiera. Es decir, también puede suceder con follamigos y rollos de una noche, como hemos visto en La Isla de las Tentaciones. Piensa en esas “parejas” que solo han existido a través de un par de polvos y donde la soltera le dice al emparejado (o viceversa) “tenemos una conversación pendiente” para volver a apelar a su yo más dependiente de lo que siente poniendo los cuernos o siendo soltero y así volver a acostarse con él. Es decir, a veces eres dependiente de tus deseos y de una forma de actuar, y las personas que te hacen “caer en esta tentación” pueden usar la misma técnica que tu pareja tóxica para que vuelvas a sus redes. Ya sabes, el típico “esto no puede repetirse” cuando pones los cuernos o te tiras a alguien que no deberías… pero esa persona sabe qué botones presionar para que vuelvas a repetirlo.

“Siempre hay cosas que decir. Parece que, incluso, rompiendo el vínculo falte algo más, como una especie de punto y final que nunca llega. Por eso, decides hablar por última vez para dejar las cosas claras de una vez por todas”, pero solo acabas cayendo en el mismo patrón, advierte Esclápez. Ya sabes: toca hacer como los participantes y resistir la tentación de “la conversación pendiente”, sea con tu ex, rollete o polvo de una noche que no quieres repetir.