Cuando Crees Que No Eres Lo Bastante Bueno Para Alguien

"Eres tan maravilloso que no sé qué haces con alguien como yo". Seguro que frases como esas te son familiares. Y es que a la hora de hacerse una autocrítica, la objetividad siempre brillará por su ausencia.

Si las relaciones de por sí ya son un mundo, entrar en el oscuro universo de la comparación con tu compañero sentimental –eso que tanto le gusta hacer al ser humano– es extremadamente destructivo. Porque una cosa es cuando te ves mal un día a consecuencia de tus ojeras que parecen haber cobrado vida propia, o bien aceptas que cada vez que intentas tararear una canción diluvia en pleno verano, y otra muy distinta es machacarte hasta tal punto que perjudica no sólo tu salud emocional y mental, sino tu relación de pareja.

Sientes no sólo que eres inferior, sino que en cualquier ámbito, esa persona es mejor que tú. Ya sea porque físicamente es guapísimo, porque tiene un carisma que enamora, y así con un sinfín de virtudes más. Que no es por quitarle mérito, pero es muy posible que idealices a esa persona hasta tal punto que, en lugar de ser un elogio y una consecuencia común de estar enamorada, pase a convertirse en tu drama diario.

El miedo atroz controla tu mente, ¿y si no soy lo suficientemente buena para él? ¿y si no estaré nunca a su altura y estoy impidiendo que sea feliz con alguien que si lo esté? ¿y si encuentra a alguien mejor que yo y me abandona? ¿y si solo está conmigo porque le doy pena y sabe que nadie querría estar conmigo? Frases completamente lapidarias que te lanzas o has lanzado en algún momento. Y que, permíteme que te diga, son erróneas.

insuficiente-codigo-nuevo
Son pensamientos erróneos, porque probablemente solo existan en tu mente. Si le preguntaran a tu pareja sin que estuvieras delante lo que piensa de ti, verías que tu versión y la suya difieren bastante. Donde tú solo ves defectos en tu físico, él ve el rostro que le hace perder la cabeza. Donde tú ves falta de carisma, ella ve a la persona que es capaz de hacerle sonreír con solo mirarla. Donde tú ves imperfecciones en tu persona, el otro  simplemente contempla a la pareja más perfectamente imperfecta con la que compartir su vida.

Pasas la mayor parte del tiempo arremetiendo contra ti mismo, te desprestigias y cuestionas, en lugar de pasar ese precioso tiempo, disfrutando de haber encontrado a una persona que no solo te acepta, te ama y te respeta tal como eres, sino que además, superas con total seguridad sus expectativas, y para esa persona no habrá nadie mejor que tú.

Crédito de la imagen: Ulya Kimaeva