Algunos consejos vitales para no liarla en tu primera experiencia lésbica

Puede que, pese a sentir atracción por los hombres, alguna vez te hayas despertado teniendo sueños húmedos con tu mejor amiga. O que te hayas sorprendido a ti misma mirando con otros ojos a tu compañera de clase. O puede, incluso, que te hayas lanzado a dar un paso más allá y estés fantaseando ya con chicas. Si te reconoces en estos ejemplos, este artículo es para ti: bienvenida al club de las mujeres bisexuales. 

Según el portal porno Pornhub, la búsqueda más realizada por mujeres en 2015 fue lesbian; seguida de threesome y squirt. Si hablas con tus amigas, puede que muchas te confirmen que han visto porno lésbico o que, básicamente, esa es la única categoría con la que disfrutan. No hay duda de que somos muchas las mujeres que fantaseamos con tener encuentros lésbicos, pero lo cierto es que son pocas aún las que se atreven a intentarlo. Olvídate de prejuicios y miedos y apúntate estos consejos para tu primer encuentro sexual con otra mujer. Créeme, no lo olvidarás.

Dónde encuentro a una chica interesada

Antes de empezar, tienes que fijar tu objetivo: ¿con quién te gustaría probarlo? Es muy probable que, entre tus conocidas, haya alguna una amiga 'bicuriosa' que esté deseando tener relaciones con otra mujer. Pero cuidado con la elección: debes saber que, a veces, puede resultar incómodo o, incluso, un tanto cómico tener sexo con tus mejores amigas. Al menos, la primera vez.

Por tanto, primero debes decidir si quieres que sea alguien de dentro de tu círculo de amistades o de fuera de él. En este último caso, lo mejor son las aplicaciones de ligoteo: Tinder ofrece una opción de buscar únicamente mujeres interesadas en otras mujeres. Eso sí, tendrás que configurar tu perfil para poder aparecer dentro del universo del 'arco iris'. Pero también existen otras aplicaciones exclusivamente para lesbianas, como Wapa. Sea como sea, con una persona desconocida no tendrás tanta confianza como con tu amiga. Pero ten en cuenta esto: si algo sale mal, no te jugarás una amistad.

La primera cita y la fluidez entre mujeres

Las primeras citas entre mujeres son maravillosas. Todo fluye de una forma asombrosa y, en muchas ocasiones, sientes como si estuvieses hablando con una persona a la que conoces de siempre. Sandra Bravo, periodista y comunicadora, nos aconseja acudir tranquilas, pero matiza que, en caso de sentirnos incómodas, debemos poner rápidamente punto y final al asunto. "Si solo queremos experimentar la sensación de quedar con una mujer, sin ir más allá, debemos decirlo, para no sentirnos forzadas ni generar falsas expectativas. Pero, si nos apetece sexo en el primer encuentro, adelante. Todo es cuestión de negociación y consenso".

Mia Casal, peluquera profesional, dice que "lo mejor es mostrarse desinhibida, ser impulsiva y estar dispuesta a explorar". Cenar juntas, tomar una copa o, simplemente, charlar con un café caliente entre las manos. Lo más importante es divertirse y "disfrutar de esa complicidad femenina".

Tener sexo con una mujer

En mi caso, siempre había pensado cómo sería encontrarme con una vulva a pocos centímetros de mi cara. Y probar a pasar la lengua por allí, claro. ¿Y si no me gustaba? Por suerte, mi primer encuentro sexual fue con una mujer que me sigue volviendo loca. Recuerdo que, cuando me encontré con su cuerpo, fue algo muy instintivo. No pensé, simplemente me dejé llevar. Y mi mente ya sabía lo que tenía que hacer.

Sandra confirma que "el mayor miedo de una mujer sin experiencia previa es no saber dar placer, sentirse fuera de juego, sobre todo en el sexo oral." Asegura que la comunicación es crucial y que debemos aprovechar la ausencia de penetración para experimentar con todos los rincones de nuestro cuerpo. Es importante olvidarnos de todo lo que hemos visto en la pornografía y en la televisión sobre encuentros lésbicos, ya que la ficción siempre dista bastante de la realidad. Lamer, tocar, acariciar, besar... Sintámonos féminas y disfrutemos de una mujer como tal. Pero, ¿y si no llegamos al orgasmo? "Cada relación sexual es distinta, pero todas acaban cuando ya se está exhausta. El final puede llegar después de cuatro orgasmos o de ninguno, pero lo ideal es que sea tras una sesión de intensidad alta".

La primera vez con una mujer puede ser algo confusa, tal y como confirman Mia y Sandra, pero lo más importante es descubrir un cuerpo ajeno como si fuese el propio. Recuerda que somos chicas y compartimos, en cierto modo, las mismas zonas erógenas. Por eso, la conexión que sientes con una mujer es mucho más íntima. No dejes de probarlo; estoy segura de que será una experiencia que no olvidarás nunca.