Consejos para lxs que odian tener pareja pero sus rollos siempre acaban en drama

A veces las relaciones de una noche o de algunos días también necesitan sus métodos para mantenerse y conectar

Llevas un rato mirándolx. Has salido de fiesta este viernes por la noche y no tenías expectativas de ligar, la verdad, pero como estas solterx y abiertx a lo que surja pues... ¿por qué no?. Las aplicaciones como Tinder han hecho que estar de rollo sea algo más accesible pero esta forma de coquetear a través de una pantalla de móvil tampoco lo pone todo tan fácil ya que algunas conversaciones pueden dar lugar a confusiones o situaciones como el ghosting. Además, en persona tienes la opción de que nazcan esos nervios en la barriga y ¿qué mejor que el juego de la seducción en directo? 

Ahora bien, hay que tener en cuenta algunos consejos como explican en un artículo de Cosmopolitan en el que sexólogas y expertas en el ámbito del coqueteo dan las pautas necesarias para gestionar esos rollos de una noche que molan tanto cuando estás solterx.

Las intenciones claras

Hay quienes piensan que cuando alguien te gusta, tus intenciones son que sea el amor para toda la vida y no es así. Para que no haya confusiones tienes que tener claro, primero, cuáles son tus intenciones y luego ser honestx sobre ellas. Si se trata solo de sexo, es fácil ser clarx en este aspecto. Si la otra persona está interesada lo sabrás. Lo bueno es que, cuando eres honestx y sincerx, estás dándole a la otra persona la oportunidad de aceptar o rechazar en función de lo que vaya a ocurrir.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Tú, tus intentos de relación y tu inseguridad. ⁠ El trío perfecto. ⁠ ⁠ ⁠ Vídeo de @sainthoax

Una publicación compartida de Código Nuevo (@codigonuevo) el

Mentalmente ahí

No hay nada peor que estar hablando con alguien y que esa persona esté pensando en otra cosa. Se nota porque tiene la mirada perdida y porque se pierde en la conversación. Cuando conoces a alguien de una noche no necesitas hablar al 100% de tu vida pero sí estar ahí y que la conversación de mantenga con tu atención y tu dedicación. Si no, ¿para qué perder el tiempo?. Estar mentalmente presenta hace que la situación no sea fría y vaya fluyendo hasta llegar a lo que ambxs queréis: ir juntxs a casa.

Mirada directa

Esto es obvio para todas las relaciones que tengas. La mirada es algo muy importante porque a través de tus ojos puedes estar enviando mensajes o intenciones. Debes centrar tus ojos en la otra persona, esto también hace que se vea que tu interés está claro y que estás prestando atención a lo que hace o dice. La conexión será más real de esta manera.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Bueno qué, has probado o no.

Una publicación compartida de Código Nuevo (@codigonuevo) el

Iniciativa

Si tu interés está claro entonces debes mostrarlo tomando la iniciativa, dando el primer paso. Ya sabes cómo es esperar a que la otra persona haga el gesto: una tensión no muy agradable porque estás en la incertidumbre si se acercará a hablarte o no. Toma las riendas y no tengas miedo, lo peor que puede pasar es que te rechace. Y, ¿sabes qué? Pues que se lo pierde. Y hay miles de peces en el mar.

Tacto 

Uno de los principales errores que llevan a cabo las personas que tienen un rollo de una noche es que no aprovechan el tacto y ese contacto piel con piel. Los besos, que sean lentos, los mal llamados preliminares deben también excitar de verdad. Ir poco a poco es la clave para que la noche de sexo sea aún más placentera. Y, quién sabe, quizás esta persona se pueda convertir en tu follamigx oficial, que alguien fijo nunca viene mal. Añadir un nombre a la lista de personas con las que te has acostado es sencillo pero si hicieras una lista donde estén aquellxs con lxs que más has gozado, ¿qué?

Partes del rostro o el cuello

Si quieres que la situación vaya subiendo la temperatura para que, cuando lleguéis a la casa, aquello explote en deseo y ganas, pues prueba a, mientras os besáis, cogerle del rostro o el cuello. Los besos por esta zona, entre susurros y risas, pueden hacer que el deseo vaya en aumento.