Las claves para sobrevivir a una relación a distancia

La comunicación es uno de los factores clave para que no se vaya todo al garete 

Si tienes que empezar a mantener una relación a distancia, no te asustes. Algunos te dirán que todo se complica, que la distancia pasa factura, que se conoce a mucha gente nueva (por ejemplo, en los llamados ‘Orgasmus’) y que a la larga relativizarás el concepto fidelidad. Pero la verdad es que si lo tenéis claro no tiene por qué ir mal. Lo que pasa es que muchas relaciones románticas ya penden de un hilo y la distancia solo hace que acelerar las cosas, pero no es culpa de la distancia, ya que (si realmente se quiere) se puede gestionar a la perfección y puede ser incluso positivo para la pareja. ¿Cómo?

1. Notas de voz

Uno de los principales aliados, obviamente, es la tecnología. Años atrás hubiera sido mucho más complicado. Con el WhatsApp y con las notas de voz, por ejemplo, podéis hacer largas explicaciones a la otra persona, os podéis poner al día y podéis oír vuestras voces. A veces pueden ser tan largas como un pódcast, pero para el otro puede ser muy agradable (también depende de cada persona).

2. Llamadas y videollamadas

A veces, el WhatsApp puede llevar al equívoco y, además, no es tan agradable como una llamada o, sobre todo, una videollamada. Mantener conversaciones a tiempo real es muy importante, es incomparable a la comunicación que se pueda tener por mensajes escritos, principalmente cuando se trata de temas importantes o complicados para la relación. Cuando os echéis mucho de menos, veros las caras también puede ayudar a apaciguar el sentimiento de añoranza.

3. No pasa nada por discutir

Que estéis lejos y no os podáis ver presencialmente, no quiere decir que no os podáis sacar temas delicados y tratar de arreglarlos (y, en algunos casos, acabar discutiendo). No pasa nada por tener discusiones, ni cuando se vive a 2.000 kilómetros, ni cuando se vive juntos. Evitar los enfrentamientos puede ser dañino a largo plazo. También es importante elegir bien el momento para hablar según qué cosas. Por ejemplo, por WhatsApp quizás no es una buena opción y es mejor hacer una llamada o videollamada.

4. Hablar de futuros planes

Depende de la distancia que os separe, tenéis más o menos opciones de irse viéndoos de vez en cuando. Es importante hablar de cuando os veréis y preparar planes juntos, ya que eso mentaliza que la distancia no es permanente y que ya os podréis ver. Se puede hablar de las vacaciones o de un fin de semana largo que podáis aprovechar, por ejemplo, o si se trata de una estancia más o menos corta (como podría ser un Erasmus), también puede ser positivo hablar de qué haréis cuando volváis a estar cerca.

5. Relación sana

A veces la distancia incluso puede ir bien para la relación. Ir a vivir a un sitio, nuevo y conocer a gente te pone retos que pueden ser una buena experiencia personal. De hecho, os puede dar independencia y os hace espabilar de forma individual y, por si lo dudabais u os faltaba confirmarlo: haceros ver que también podéis ser felices solos. Esto es muy importante para la relación, ya que cuando los dos o alguno de los dos no está bien por separado, empiezan los problemas y la pareja se puede ir al garete.