Las claves que las parejas necesitan para seguir juntos

No nos vamos a engañar, la cosa está chunga. Cada día parece más difícil que las parejas se mantengan pasado cierto tiempo. Desde que ‘Brangelina’ acabó no hemos levantado cabeza, pero aún seguiremos intentado creer en el amor —tal vez no en el eterno, pero sí duradero y estable—. Será que hoy en día las relaciones duran menos de lo que dura un orgasmo porque somos tremendamente egoístas y caprichosos, víctimas del capitalismo consumista del amor. Aun con este panorama apocalíptico, algunas torres siguen en pie y la psicología, siempre preocupada del comportamiento humano, procura buscar cuáles son las claves fundamentales para que la cosa funcione.

Resultado de imagen de couples gif

El psicólogo estadounidense, Robert J. Sternberg, estableció lo que se conoce como el modelo triangular del amor: intimidad, pasión y compromiso. La intimidad entendida como esa complicidad, confianza, cariño y conexión entre ambos que os convierte en amigos y el compromiso como lo que estás dispuesto a dar por lo que tenéis. Según la psicóloga y coach Montse Ribot, el compromiso es “un proyecto de futuro”, sin el cual la relación no existe.

La pasión es sin duda lo que más nos mueve y primero aparece, pero se evapora con facilidad. Todo ese cóctel químico de hormonas que aflora en el enamoramiento, producto de años de evolución para que procreemos, tiene una fecha de caducidad corta. “En una época en la que todo son productos de consumo, en las relaciones ocurre lo mismo. Cuando la pasión desaparece muchas personas no son capaces de gestionar la relación y mandan al otro a ‘freír espárragos’. El amor sólido no siempre es apasionado”, explica Ribot.

Imagen relacionada

Más allá de esa primera locura apasionada y fogosidad que nos vende el cine y la publicidad, también existe una forma de querer más ‘templada’ que, en ocasiones, es la que afianza mayor solidez y estabilidad. Es lo que los griegos muy sabiamente diferenciaron entre eros (apasionado y doloroso) y ágape (estable y comprometido). No obstante, aún hay esperanzas de que se pueda mantener una relación duradera en la que se pueda seguir disfrutando de buen sexo.

Montse Ribot, afirma en su libro Amor de verdad que la verdadera clave está en ser compatibles —que no iguales— Nada del mito de la ‘media naranja’ ni tu ‘alma gemela’, básicamente que uno no vote a España 2000 y el otro a Izquierda Unida. Tal vez este ejemplo sea una exageración digna de unos Romeo y Julieta modernos, pero viene a decir que, en cierto sentido, los enamorados deben ser parecidos. La experta establece cuatro puntos que no deben suponer diferencias irreconciliables:

1. Mismos valores respecto a temas importantes como fidelidad, hijos, religión… Si tu ideal de amor no se basa en la fidelidad carnal y contemplas tener pequeños escarceos porque consideras que ayuda a mantener la relación, pero tu pareja tiene un concepto más tradicional…Sayonara, baby.  Lo mismo sucede en temas como tener hijos, casarse, en qué país vivir o la forma en la que veis la vida en general.

Resultado de imagen de interracial couple gif

2. Un estilo de vida similar. Si uno está muy preocupado por cuidarse y hacer deporte, pero el otro no tiene problemas en alimentarse de hamburguesas de un euro: hay un problema. Si uno es un obseso del orden y la limpieza, pero el otro sufre de Diógenes y puede vivir en Trainspotting: hay un problema. Dependiendo del grado de estas diferencias, se puede llegar a un acuerdo y negociar. “Hay que distinguir entre ser diferente y ser incompatible. Limpiar dos o tres veces a la semana se puede negociar, pero la visión sobre la fidelidad no”, sentencia Ribot.

3. Estilo afectivo o de apego compatible. Es la manera de amar y relacionarnos con los demás y existen tres tipos: el seguro, el inseguro ansioso y el inseguro evitativo. Dentro de los tipos inseguros, el ansioso suele ‘pegarse como una lapa’ por miedo a no perder, mientras que el evitativo tiende a huir, a cerrarse, a no mostrar sus sentimiento por miedo a que le hagan daño. Está claro que si se juntan estos dos últimos, ambos lo pasarán realmente mal porque uno se sentirá asfixiado y el otro que no recibe el cariño que necesita. Dentro de que cada uno debe trabajar sus handicaps, es esencial tener una pareja que nos equilibre.

4. Sexualidad armónica. Aunque la coach esté de acuerdo en que la pasión fogosa tiene un límite de tiempo por pura bioquímica, tampoco puede desaparecer por completo. Si tu pareja tiene una voracidad sexual insaciable y tu eres más de un par de mimos con peli y mantita —y ya si eso una vez a la semana—, tal vez seáis un poco incompatibles.

Imagen relacionada

También es fundamental la sinceridad y expresar desde el primer momento lo que uno quiere y espera. Si vas tragando y tragando en silencio, al final la cosa explotará por algún lado. Mantener tu identidad y no amoldarte al otro hasta límites insospechados solo por el miedo a no perderle. Aunque, sin duda ,lo que Ribot considera imprescindible para mantener una relación es tener autoestima. Cómo vas a conseguir que dure, si no te quieres a ti mismo. 

¡